PRIORIDAD CULTURAL

Entre fantasías Disney y museos vacuos: Orlando Acosta Patiño

Hago pública mi opinión tras el anuncio del Ejecutivo de asignar recursos provenientes de los impuestos de los ciudadanos para financiar proyectos culturales que no apoyan la formación de los valores que refuercen la identidad y pertenencia panameña. Me refiero a la asignación de $3.7 millones a la alcaldía capitalina para pagar un desfile de Navidad de Disney y $6.7 millones para un museo de la libertad y democracia. Estamos hablando de casi 10 millones de dólares.

Información pública y notoria confirma que el Gabinete de Estado designó a Rola Distribución y Promociones S.A. la suma referida para producir el desfile de Navidad con motivos Disney. Sin entrar a otro plano de la gestión, no sé a quién pertenece la empresa y dejo la investigación sobre la transparencia en esta acción a otros, igual que la responsabilidad que emana de ese acto.

Tengo la percepción de que se utiliza dinero público para publicitar –bajo un desfile de Navidad– la figura política de un mismo partido gobernante.

El esquema –ya usado de desfiles– ha demostrado resultados fallidos para promover presidenciables. Me imagino que la fantasía se complementará con delegaciones de niños de todo el país para que vengan a “tener la Navidad más maravillosa” con Minnie y Mickey.

La gala por las calles será transmitida por televisión, para que todo el país tenga la oportunidad de ver un “pedacito de los personajes del norte”. Allí culminará el gran regalo para la ciudad y el país, pagado con fondos públicos. Esta iniciativa me hace recordar a la alcaldesa de San Juan, Felisa Rincón de Gautier, cuando hizo llevar nieve, desde Nueva York, hasta las plazas de San Juan para que los portorros tuvieran la oportunidad de jugar con ella.

La otra decisión analizada desde el mismo escenario, es la de financiar otra iniciativa privada bajo el museo de la libertad y democracia con fondos públicos. En un entrega crítica sobre esta iniciativa, pensadores intelectuales de alto reconocimiento local, comentaron que ese museo no apoyará en lo principal, es decir en un esfuerzo masivo de educación para afianzar la cultura cívica y la responsabilidad ciudadana. Solo destacará en las vitrinas y paredes los egos de una parte de la alta burguesía nacional.

Creo coincidir con esa opinión y añadiría un análisis para contrastar la condición del patrimonio histórico panameño. Veamos, el Museo Antropológico Reina Torres de Araúz (Marta) y su colección arqueológica pudiera estar en mejor condición. Una inversión del Estado dirigida al Marta aportaría a la educación, la promoción del turismo y a los valores propios de identidad y cultura. La producción material–cultural panameña de miles de años está en total abandono y escondida a los ojos de locales y turistas.

Le recuerdo a los lectores que los objetos arqueológicos panameños se cuentan entre los más apreciados en las colecciones de los grandes museos del este de Estados Unidos. Turistas del mundo entero y ciudadanos estadounidenses han visitado en Filaldelfia, por ejemplo, la exhibición Beneath the Surface: life, death and gold in Ancient Panama; la que se muestra en el Pebody Museum de la Universidad de Pensilvania (orfebrería y alfarería del antiguo Coclé).

Los panameños aún no tenemos el derecho y privilegio de disfrutar de la universalidad del arte panameño por medio de museos abiertos bajo esta administración.

Hago un llamado a los ciudadanos, a los gestores culturales y a los asesores municipales para que expresen públicamente sus opiniones sobre las prioridades de inversión en este ámbito. Invito a los que deciden en este país a que miren las prioridades y a que inviertan en la restauración del Teatro Nacional –hoy cerrado por inseguro–; que apoyen la Sinfónica Nacional, los festivales de teatro y música, y aumenten la dotación de los premios literarios, como el Miró.

Señor presidente y miembros del Gabinete, los invito a invertir en bibliotecas, rescatar nuestro patrimonio inmaterial rico en producción textil y aporte culinarios.

El proyecto cultural que se construye con la acción de los gobernantes y con fondos públicos debe reforzar valores e identidades. La administración de gobierno ignora un acervo ancestral, arraigado a esta tierra de hombres y mujeres panameñas en reemplazo de otros que no construyen imagen e identidad propia. Urge una discusión y revisión de estas decisiones.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código