CAMPAÑA MEDIÁTICA

La filantropía de la minería: Gawie González

Soy intolerante hacia algunas situaciones, tengo que admitirlo; cada vez que escucho un anuncio publicitario sobre el bien que hace al ambiente la minería en Panamá, cambio de canal o de emisora por la incongruencia del mensaje; tampoco me hace sentido que se hayan convertido en patrocinadores del arte y la cultura, especialmente del teatro, en donde se han representado obras de crítica social y de carácter filosófico.

Solo falta que la filantropía de la minería quiera tocar las puertas de Ancon o Mar Viva. La campaña mediática de la minería está por doquier: prensa, páginas web, radio y tv, por ende, la inversión publicitaria y de relaciones públicas debe ser millonaria. No cabe duda de que ahora más que nunca el oro es la mejor inversión, debido a la incertidumbre financiera, originada por la codicia corporativa, la vista gorda de los gobiernos y la complicidad del consumismo. Ahora también nuestra tierra tendrá que pagar el precio por la avaricia de unos pocos.

En mi opinión y dentro del contexto de cambio climático, crisis alimentaria y económica, se trata de publicidad engañosa; por un lado se dice que la minería se hace responsablemente, porque patrocina proyectos ambientales, pero por el otro se sabe que para obtener una onza de oro se remueven cientos de toneladas de tierra, se utilizan miles de galones de agua y en el proceso se destruye el ecosistema, irreversiblemente.

¿Qué pasaría si a las campañas mediáticas de este tipo de industria fueran obligadas, por ley, a colocar los “efectos colaterales”? Tal como ocurre en la publicidad de los cigarrillos, en la que los anuncios deben llevar las advertencias con las fotos espeluznantes en las cajetillas.

Imaginemos que se aprobara dicha ley, los nuevos anuncios de radio de la industria minera tendrían otro tono: “La minería se hace bien, apoyamos la reforestación y la investigación de especies en peligro de extinción. Advertencia: Por cada onza de oro que exportamos, destruimos hectáreas de selva tropical.

Y qué opinión les merece otro anuncio de una página satinada, con una foto de las piscinas de lixiviación, que se confundiría con un hermoso lago natural que invita a sumergirse en un día caluroso, con títulos que rezan: “La minería es una industria responsable, porque le proveemos trabajo y comida a la comunidad. Advertencia: “Cuando se acabe el oro, dejaremos los desechos tóxicos y tierras yermas como huella de que alguna vez la minería estuvo aquí.

Señor Henry Thoreau, permítame citarlo en desorden, en un diferente tiempo y contexto al que lo inspiró: “No es obligación de un individuo dedicarse a la erradicación del mal, aún del más enorme. Pero es su obligación al menos lavarse las manos de ese mal, y si no le dedica mayor pensamiento, tampoco debe darle su apoyo en la práctica. Si yo me dedico a otras empresas, debo ante todo ver que no las emprenda montado sobre los hombros de otro. Lo que tengo que hacer es ver, de cualquier forma, que yo no me presto al mal que condeno”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código