ELECCIONES

¿El fin de la locura?: Ricaurter Paz

En las pasadas elecciones presidenciales del 4 de mayo, el pueblo le puso alto a la manipulación, la sugestión, el engaño, la humillación, la compra de conciencias y al acoso psicológico laboral. Panamá es para los panameños, no para esos extranjeros de mentes maquiavélicas que llegaron a confundir y a querer dañar la imagen de una nación libre, soberana, democrática e independiente. Este pueblo les dijo a los creadores de toda esa campaña asquerosa, perversa, engañosa y denigrante, que ningún ardid es mejor que la valentía e inteligencia de un pueblo humilde.

Esperamos que el nuevo presidente no cometa el error de nombrar a ministros arrogantes, prepotentes, perseguidores o insensatos; que no vuelvan a ocurrir masacres como la de Changuinola, San Félix, Colón y de la CSS; que no mueran más pescadores a manos de la policía en Mariato, no se repitan asesinatos como los de jóvenes de la comunidad chino-panameña en La Chorrera; que se corrijan los abusos con el “pelepolice”, las escuchas telefónicas y el uso de información confidencial que denigra a rivales políticos; que se acabe con los sobrecostos en construcción, los insultos recurrentes, la corrupción, el hackeo de correos, y la reelección del rector de la Universidad de Panamá; que se reduzca el alto costo de la canasta básica, las medicinas, la luz; que se mejore el servicio de agua, recolección de la basura y el Metro Bus, entre otros.

En esta contienda electoral se demostró que las encuestas no pueden medir el pensamiento, sapiencia ni la conciencia de nadie. Darles crédito era aceptar que la propaganda nauseabunda había logrado embrutecer a las “masas”. Pretendieron jugar con la mente de los electores y no pudieron. El cerebro humano procesa, simultáneamente, una asombrosa cantidad de información. Registra emociones, pensamientos, memorias e inteligencia, con la habilidad de razonar, generar sentimientos, soñar, planear, actuar y relacionarse a otras personas.

Considero las encuestas como una comunicación impersonal y de largo alcance. El mensaje llega al público objetivo mediante medios no personales, pero masivos, como la televisión, periódicos, radio, internet, gigantografías, volantes, entre otros. Son pagados por un patrocinador que puede ser una empresa lucrativa, organización no gubernamental, institución del Estado o persona individual. El objetivo es confundir a los electores y hacerles creer que el candidato que está arriba en las encuestas es el que ganará.

El pueblo le mandó un mensaje claro a esos gobernantes que se sienten dueños del puesto que ocupan, a los que se creen inmortales e intocables y a los que abusan del erario público. En esta vida nadie es inmortal. ¿El único que tiene inmortalidad es Dios? ¿Satanás y sus ángeles son seres creados, por lo tanto mortales?

Un pueblo que dijo no más lumpenproletariado. Jamás aceptaremos que un gobernante fascista se quiera perpetuar en el poder. No queremos más humillaciones, insultos, diatribas ni que lucren descaradamente con el erario de la Nación. ¡Qué Dios bendiga esta patria!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código