PRIMERA INFANCIA

El futuro desde hoy: Carolina Freire

Criminalidad. Deserción escolar. Embarazos en adolescentes. Pobreza. Falta de competitividad.Desafíos sociales y económicos en los que el Estado invierte millones de dólares anuales, sin que necesariamente obtengamos los resultados deseados. Diariamente, debatimos cómo mejorar la calidad de la educación, cómo prevenir o detener la violencia, cómo romper el ciclo intergeneracional de la pobreza. Y mientras lo hacemos, estamos perdiendo de vista una enorme oportunidad: la de invertir en los niños y las niñas durante sus primeros años de vida.

Ya lo han comprobado los economistas más reconocidos del mundo. James Heckman, premio Nobel de Economía del año 2000, demostró que las inversiones dirigidas a estimular la buena salud física y mental, así como el desarrollo de las habilidades cognitivas y sociales durante los primeros cinco años en la vida de los niños son altamente rentables, ya que se traducen en mayor rendimiento escolar, mayor productividad laboral y competencias en el campo social y económico.

Un ejemplo concreto es el programa Perry de educación inicial y cuidados en los primeros años de vida, desarrollado en Estados Unidos. Un estudio, aplicado a los beneficiarios del programa, demostró que estuvieron involucrados en menos actos delictivos, tuvieron mejor rendimiento escolar, obtuvieron mejores empleos y dependían menos de subsidios estatales que quienes no recibieron atención en sus primeros años de vida. El programa, además, tuvo resultados medibles: un retorno de siete dólares por cada uno invertido en concepto de ahorros al Estado en asistencia social y en educación especial, ahorros al sistema judicial y a la policía, y mayores ingresos fiscales producto de la mejor calidad de los empleos.

Actualmente, en Panamá, tanto el Gobierno como las organizaciones no gubernamentales llevan a cabo diversas iniciativas que contribuyen a mejorar los índices de desnutrición, de mortalidad infantil y de inserción escolar de la primera infancia. La más reciente, y que ha elevado la prioridad de la temática, es el Consejo Asesor de la Primera Infancia.

Sin embargo, los retos persisten. La última Encuesta de Niveles de Vida revela que cerca de la mitad de los niños panameños menores de seis años vive en situación de pobreza y de ellos, el 24% en pobreza extrema. A su vez, el 19% sufre desnutrición crónica y, en las áreas indígenas, esta cifra se eleva al 62%. La desnutrición es, particularmente, dañina en los primeros años de vida ya que influye directamente sobre el desarrollo cognitivo, inhibiendo la capacidad de aprender. Al mismo tiempo, solo un poco más de la mitad de los niños en edad preescolar está matriculado.

Si nos guiamos por la evidencia que presentan los estudios antes señalados, lo cierto es que estos niños iniciaron su vida con desventajas frente a otros, y con menores probabilidades de beneficiarse de las oportunidades que genera el pujante desarrollo económico nacional.

Equipando a los niños con las herramientas que necesitan para alcanzar su máximo potencial, estaremos sembrando la semilla para un desarrollo social inclusivo que contribuye a derrotar la pobreza mientras el país crece con su gente. No hay que esperar. El momento para construir el futuro es ahora.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código