AVISO: Las visitas al Complejo Hospitalario Arnulfo Arias Madrid estarán suspendidas este domingo.

DESIGUALDADES

La gente acomodada de Panamá

El informe internacional que ubica a Panamá como un país rico y próspero no se equivoca. Lo único es que después de la crisis económica mundial de hace unos años, cuando bancos respaldados por grados de inversión colapsaron, todo informe internacional que hable de economía se lee distinto.

En Panamá claro que hay gente acomodada. Es tan rentable hacer negocios aquí, que hemos recibido una afluencia de inversionistas de todas partes del mundo y a todos parece que les va bien. La fórmula es sencilla de entender: las inversiones se traducen en empleos que a su vez mueven la economía y dan como resultado el crecimiento del país. No obstante, sin ser economistas, vemos que algo falla en el sistema, porque hasta en los países ricos el salario mínimo no alcanza para vivir. Si nos fijamos, en muchas de las economías mundiales hay serias deficiencias en cuanto a cómo hacer que este auge económico llegue a todos. La distribución equitativa de las riquezas se va haciendo cada vez más una meta inalcanzable.

En Panamá, los últimos gobiernos, todos muy ordenados en el cumplimiento de políticas neoliberales, han logrado ubicarnos en los primeros puestos de la globalización. Quienes gobiernan saben muy bien que esta manera de hacer economía, además de sus bondades, tiene sombras que hay que combatir.

¿Qué correcciones al modelo económico se atreverán a proponer para los próximos decenios? Aquí la fórmula es también fácil de entender: los políticos no están dispuestos a girar el timón de la economía hacia un método que tenga más en cuenta al hombre; las riquezas al servicio del hombre y no el hombre al servicio de las riquezas. La penosa realidad es que sin voluntad política, la escandalosa brecha de desigualdad seguirá acrecentándose. En un país rico, como dice el informe, seguimos luchando en las calles por servicios y concesiones propias de los países pobres. En Panamá, país de acomodados, las protestas van en dirección de lograr lo indispensable para vivir. El pobre cierra una calle por no tener agua potable ni una casa digna; los taxistas exigen seguridad para que no los mate el maleante; los estudiantes, para que no les vendan su escuela; las enfermeras y los educadores, para que les reconozcan un mejor salario.

No se puede aceptar tan fácilmente la idea de que las obras de infraestructura, en especial el Metro, sacarán de la pobreza a los habitantes de San Miguelito. Dentro de poco tiempo, los usuarios tomarán conciencia de que aun con un transporte moderno, un Canal ampliado y hospitales cinco estrellas, siguen recibiendo migajas del progreso.

Pensar que cada mañana el Metro se meterá en el corazón de los barrios marginados y pedirá su cuota de pobres para llevarlos a generar riquezas, y luego, en la tarde, regresarlos a su pobre realidad. Será una imagen a colores del tren repleto de jornaleros que trabajaban en la construcción del Canal de Panamá.

Los que dicen que Panamá es un país rico no se equivocan, lo que hace falta es que las riquezas se conviertan en motor de desarrollo humano para todos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código