GOBIERNO

El hombre inteligente: Edwin H. López Alemán

“Un hombre inteligente es aquel que sabe ser tan inteligente como para contratar gente más inteligente que él”. J. F. Kennedy.

Como ciudadano no solo tengo el derecho, sino el deber de cuestionar a quienes me gobiernan, más aun cuando yo voté por ellos y convencí a otros de hacer lo mismo. Por ahora solo quiero referirme al tema de los indígenas y, muy por encima, al de Mulino-Pérez.

Sobre el primero, realmente me preocupa la forma cómo se ha querido manejar y, créame, es muy peligroso hacerlo así, dejando que la sensación de impotencia y la desesperación que se siente en un tranque (más cuando se tienen obligaciones) se tornen en violencia y provoque el choque de pueblo contra pueblo, solo para cubrir una chambonada, como ya ocurrió en la vía Interamericana.

Pareciera que a usted no le importa ser considerado como un incapaz, con tal de lograr sus objetivos pues, como Presidente, tiene la obligación de garantizar el libre tránsito por el país y... al no hacerlo, lo que busca es que suceda lo expuesto, y tener la excusa para reprimir con fuerza innecesaria.

El llevar las negociaciones bajo una “operación tortuga” está provocando que las bases sobrepasen a la dirigencia, sin recordar lo que dice Gregorio Marañón: “la muchedumbre tiene muchas cabezas, pero ningún cerebro”. Cuando esa fuerza se sale de control, nadie la enrumba y usted lo debe saber perfectamente. Está jugando con la paciencia de un pueblo pacífico, pero extremadamente valiente cuando se cansa, y si cree que con muchachitos vestidos de soldados lo puede controlar, está muy equivocado. Más fuerza y control tenía el Man. No necesitábamos al gringo, ya lo teníamos listo.

Del Libro de los Cambios le transcribo: regresa cuando veas el peligro –Tao– atribuye gran valor a saber cuando detenerse. Agudizar la visión de la naturaleza de los acontecimientos, con el fin de calcular mejor los procesos predecibles.

Una enseñanza fundamental del Libro de los Cambios consiste en la necesidad de atemperar la fuerza con la flexibilidad, moderando la firmeza con la complacencia, para lograr un equilibrio eficaz de cualidades complementarias. Utilizar la fuerza en una situación que requiere tacto, destruye la armonía; utilizar la fuerza en lugar de la habilidad produce muchos y grandes fracasos.

Tome una decisión ya, y prepárese a enfrentar las consecuencias, antes de que salgan a flote los verdaderos intereses detrás de todo este negociado, y de que otros actores se aprovechen de la situación.

Sobre el tema Mulino–Pérez, sinceramente, es lamentable sentirse cómo se siente uno cuando ha sido engañado. ¡Sí! Engañado por usted, Presidente. Lo creí competente... y un gran defraude me llevé, como reza una gaita zuliana dedicada a Carlos Andrés Pérez, titulada Un ojo dimos.

Con esta dupleta al frente de nuestra seguridad nacional no podíamos menos que llegar al lugar en donde estamos y en este artículo solo le haré la introducción al próximo que le dedicaré, pues somos –por mucho quizás– el país más custodiado de la tierra, tomando en cuenta solamente los 20 mil miembros de la Policía Nacional (declarados), lo que representa un policía por cada 150 habitantes, entre niños, ancianos, locos, minusválidos, etc., sin sumar a los agentes de la Policía Municipal, del Tránsito y a los guardias de seguridad, etc., los que, bien que mal, también forman parte de la seguridad.

Por consiguiente, en este país no debía suceder nada fuera del control policial. Pero para esto, también se necesita utilizar la “inteligencia” en sentido policial, como bien se los explicó el expresidente Uribe de cómo lo hizo él en su país, infiltrando las pandillas, los narcos, las guerrillas, los paras, etc. Lastimosamente, en el nuestro han sido las pandillas, los narcos, etc., los que han infiltrado nuestros estamentos de seguridad.

¿Por qué lo digo? Porque el soporte más fuerte que requiere la Policía para combatir el crimen y el arma más eficaz del pueblo, es la denuncia y... señor Presidente, aquí no se ha terminado de completar una denuncia, cuando el denunciado sabe quién lo está denunciando y la dirección completa de esa persona.

No hay peor ciego... ¿Qué conclusión sacamos de esto? Tanto el ministro como el director de la Policía Nacional son incapaces, por decir lo menos, y solo han despilfarrado el dinero del pueblo, pues también somos el país de Centroamérica que más ha invertido en armas y equipos, no sé para pelear contra quién, si como lo exponemos nuestro problema se resuelve con inteligencia.

Termino, por ahora, con la vergüenza que da el show Mulino-Pérez y que creo que no se ha analizado muy bien.

Mulino, siendo el autorizado para presentar el proyecto, es desautorizado y amenazado por sus subalternos. Tan cobarde actuación, renuncia, en lugar de despedirlos.

Pérez es un incapaz que debe saber algo muy grande y oculto para sostenerse en el poder, apoyado por el Presidente que, también, queda como un capa perros, al retirar el proyecto que él mismo firmó, sin importarle desautorizar a su gabinete, que debió renunciarle en pleno o, por lo menos, los que votaron a favor. Pero ellos también carecen de dignidad y amor propio.

Al final se salen con la ridiculez de pedirle una reconsideración a Mulino y lo peor fue que él aceptara, cuando dijo que su renuncia era irrevocable y ya había alcanzado algo de consideración.

Señor Presidente, usted me engañó, pero... eso lo podía esperar, pues como dice Nicolás Gómez Dávila: “El político nunca dice lo que cree cierto, sino lo que juzga eficaz”. Lo triste es que tampoco ha cumplido su palabra.

Usted se salva, porque en este país lo que existe es una leal oposición, que le permite hacer lo que sabe hacer muy bien, comprar y vender, con la diferencia de que en la compra de políticos no tiene ni que regatear, solo les tira un peso al suelo y ellos caen al suelo primero que el peso.

Señor Presidente: San Agustín dijo: “El bueno será siempre libre aunque sea esclavo; el malo será esclavo aunque sea rey”. Y Gonzalo Arango, el fundador del Nadaismo, dijo: “El miedo amontona, no une”. Tenga mucho cuidado con lo que está haciendo. “Nada es políticamente correcto cuando es moralmente equivocado”. Daniel O´ Connell

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código