hoyporhoy_2011-09-13

Con la designación que ha de hacer de nuevos magistrados y suplentes de la Corte Suprema, el Presidente de la República tiene la oportunidad única de proceder con criterio y visión de estadista. Como quiera que suya fue la voluntad de no abrir espacio a la sociedad civil para que tomara parte en el proceso de una selección apropiada de los nuevos miembros del organismo –tal como lo comprometiera cuando aspiraba a gobernar–, su responsabilidad ahora, por exclusiva, es mayor ante el país y la historia.

No es hora de pagar favores ni de asegurarlos para el futuro a través de quienes tendrán en sus manos dictámenes, tal vez muchas veces doctrinales, en asuntos superiores de justicia. No es momento para pensar en amigos ni en aliados. Es el cuándo de las acciones correctas, a fin de hacer posible que la máxima instancia de justicia del país recupere credibilidad y prestigio, honrando a su vez a quien lo haga posible.

No hay duda, en todo caso, que la decisión del mandatario en tema de tanta trascendencia será una señal que anticipe los tiempos por esperar, y que hemos de vivir, en este, nuestro Panamá.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código