hoyporhoy_2011-09-26

En el país de los inverosímiles, otro más suma poco. Pero es necesario destacarlo, no sea que el absurdo absoluto termine por arrollarnos. El Ministerio Público está en mora de atender el pago de las vacaciones, el décimo tercer mes y sobresueldos que adeuda –por varios años y sucesivas administraciones– a casi 800 exfuncionarios.

Ello, porque debe acatar fallos de la Corte Suprema de Justicia y asumir los costos de conceptos similares adeudados a funcionarios que han sido separados de sus cargos en dicha institución. Según los dictámenes de la Corte, en algunos casos tales destituciones se han dado sin justificación razonable y, en otros, ni siquiera se menciona la causa del despido.

Queda así en claro que el motivo de las separaciones, incluso las de procuradores de la Nación, son de carácter político, resultado de la injerencia de otros poderes en el Judicial. Y para colmo, el ministerio, que al igual que otros padece los inclementes recortes presupuestarios anuales, tiene que ver drenados sus ya escasos recursos, pagando los errores de sus titulares o los servicios prestados por estos a la máxima instancia del poder en el país.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

20 Nov 2019

Primer premio

4 1 8 9

DDDB

Serie: 8 Folio: 7

2o premio

8025

3er premio

4855

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código