hoyporhoy_2011-10-01

Las declaraciones del presidente de la Corte Suprema de Justicia acerca del clima laboral que vive la entidad son de lamentar, aunque ponen en evidencia aspectos que sustentan la percepción generalizada acerca de esa corporación.

Para comenzar, el titular de la Corte irrespeta al personal que trabaja bajo su mando. Si lo de generalizar opiniones es negativo, lo es en este caso al desconocer el mérito de seguramente muchos funcionarios que trabajan con profesionalismo y responsabilidad. Y lo hace próximo a concluir su gestión, lo que la devalúa al no haber corregido en estos años, males que ahora diagnostica.

Gran parte de lo que se da en la Corte, con las honrosas excepciones que justifican la regla, tiene que ver con el proceso de designación de sus integrantes, así lo ordene de esa manera la Constitución. Lo que en la Corte sobre o falte sería remediable si a quienes se confían sus instancias fueran hombres y mujeres consagrados más a la justicia, que a servir los dictámenes de quienes los elevaron a esas posiciones. Con cabezas así, el resto del organismo tendría un desempeño ético al completo. El yerro sería la excepción.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código