hoyporhoy_2012-01-27

Nada parecen aprender los diputados de las decisiones que toman para complacer el insaciable apetito del Presidente. La Sala V de la Corte Suprema, esa que Ricardo Martinelli criticó sin piedad ni medida cuando era candidato a la Presidencia, resulta que ahora sí es buena.

Y claro, es buena para que él pueda controlar el Órgano Judicial y así garantizarse amigos cuando ya no sea Presidente de la República. Esta nueva Sala es totalmente innecesaria ahora de cara a las reformas a la Constitución, que contemplan la creación de un Tribunal Constitucional, cuyos magistrados no nombraría el Ejecutivo, con lo cual nos desintoxicaríamos un poco de ese enfermizo presidencialismo que cada vez más se torna en monarquía.

La complacencia de los diputados les ha producido tal ceguera, que no pueden ver que están propiciando una peligrosa acumulación de poder en el Ejecutivo. Una situación de la que ellos mismos –tarde que temprano– pueden ser víctimas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código