hoyporhoy_2012-03-08

Los libros de ciencias básicas solían describir el agua como una sustancia inodora, incolora e insabora, pero, al menos en Panamá, esto último ha dejado de ser así.

El agua sabe a tierra y, aunque las autoridades se esfuerzan por tranquilizar a la población asegurando que es absolutamente segura para el consumo humano, lo cierto es que algo anda mal, sino en el agua, sí en la institución encargada de suministrarla. Para empezar, urge empoderar al actual director del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales, Abdiel Cano, que puso su cargo a disposición tras la última crisis, para que se mantenga en el cargo y sea parte de una urgida reestructuración.

Dicha reestructuración debe contemplar mecanismos para detener la injerencia política, merced a la cual las botellas han ido desplazando al personal técnico; y un plan de acción para revertir la debacle financiera hacia la cual se encamina la institución. En Panamá se desarrollan grandes y costosos proyectos, pero no se le esté dando prioridad a aquello que de verdad la tiene: el agua.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código