hoyporhoy_2012-06-24

Ese enfermizo afán de controlar todo es lo que ha motivado a Ricardo Martinelli a pedirle a la Corte Suprema de Justicia –esa que controla a su antojo– la destitución de los magistrados del Tribunal Electoral y sus suplentes. Este es quizás el último organismo que no responde a los caprichos ni a la agenda política del Presidente.

Y ante un escenario así, Martinelli reacciona como siempre lo hace: arremete, demanda, desprestigia y finalmente logra la destitución, tal como lo hizo con la procuradora general de la Nación o como pretende hacerlo con el vicepresidente Varela. Su acción legal pretendía, además, inmiscuir la justicia ordinaria en la electoral, sentando precedentes muy peligrosos ante los comicios que se avecinan.

Así las cosas, queda claro que estamos en presencia de un autócrata, cuya hoja de ruta es mantenerse en el poder, cueste lo que cueste. No en vano la mayoría de los ciudadanos cree que Martinelli es un peligro para la democracia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código