hoyporhoy_2012-12-14

A un año y medio del final de su mandato, Ricardo Martinelli sigue provocando desasosiego en la población. La escasa o nula credibilidad con que cuenta su administración, el andar errático en la toma de decisiones y el impulso de iniciativas impopulares –a sabiendas de su rechazo general–, han llevado al Presidente y a sus adláteres a tener que recurrir a la Iglesia para sofocar las explosiones sociales que genera su tozudez.

Pero, como el irrespeto a las instituciones es una marca patentada del actual gobierno, tampoco la Iglesia se ha salvado de este: su última perla es el desplante denunciado por el obispo que media en el diálogo por Colón, quien afirma que las autoridades no tienen disposición de reanudar las conversaciones, suspendidas desde el 21 de noviembre. El mensaje es alto y claro.

El país ansía paz y tranquilidad, por lo que ya es hora de que el mandatario, como tanto lo prometió en campaña, empiece a dar muestras de un verdadero cambio.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código