hoyporhoy_2012-12-15

Tenemos un Estado regalón, integrado por funcionarios regalones. Se podría pensar que son gente de corazón generoso, que no pone límites a la hora de repartir pavos, televisores o refrigeradoras, ni al momento de organizar desfiles y abrir corredores.

 Pero es bien sabido que lo hacen por cuenta de otros, en horas remuneradas, y en vehículos pagados por los contribuyentes. Regalar les es tan grato, comparado con asignaciones prioritarias como dar la cara a los colonenses o reparar las fugas de aguas negras que abundan en la ciudad, que cada vez son más los funcionarios en cargos de elección popular, o aspirantes a estos, que dejan de lado sus funciones para dedicar más tiempo a esta variante de la filantropía que no conlleva desprendimiento, sino todo lo contrario.

Ministros, alcaldes y diputados actúan como hadas madrina de sus electores, endulzándolos con obsequios para ver si así olvidan las balas que se cruzan en sus barrios, la basura que se acumula en las calles y la corrupción que desmoraliza a la gente honesta y trabajadora. A esa clase de funcionario, el mensaje de la población debería ser uno solo: gracias, pero no gracias.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código