hoyporhoy_2013-05-19

En un país con un clima tan implacable como el nuestro –con temperaturas tipo baño sauna hasta tormentas con chaparrones que parecen infinitos– resultan un contrasentido las inversiones millonarias en torres majestuosas de vidrio, acero y concreto que se levantan en la capital sin ningún tipo de consideraciones ambientales.

Algunas estructuras están diseñadas, incluso, como si viviéramos en Alaska. Repensar el diseño de nuestras casas, oficinas y edificios no es un asunto que debemos dejárselo exclusivamente a los arquitectos y constructores.

Todos somos parte de la ciudad. La crisis energética que hoy vivimos, así nos lo impone. Por esa razón debemos celebrar y premiar iniciativas como la que adelanta la Ciudad del Saber, que construyó una plaza comercial que toma en cuenta criterios como ahorro de energía, eficiencia y el buen manejo de emisiones de gases responsables del temido efecto invernadero.

La certificación en Liderazgo en Diseño Ambiental y Energético recibida por ese proyecto debe constituirse en un ejemplo a imitar. Más edificios de este tipo se merecen los habitantes de esta ciudad.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Abr 2018

Primer premio

5 4 7 1

DCAB

Serie: 14 Folio: 9

2o premio

1282

3er premio

2921

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código