hoyporhoy_2013-05-21

Una vez más, el Presidente enfila sus furias contra un periodista. En vez de refutar con argumentos comprobables el fondo de lo publicado en este medio –acerca de negocios en el sector energético y en los que se menciona a empleados y allegados suyos–, se lanza rabioso contra el honor y el buen nombre del comunicador, atribuyéndole supuestos que el agraviado bien podría reclamarle ante los tribunales.

Instancia esta que el mandatario, dirá luego, se reserva para invocar en contra del periodista, cuando ya no gobierne. Pero nada dice de lo que debería aclarar con relación al uso del poder para favorecer sus intereses, que no han sido los de la gente del común en lo que va de su gobierno.

Obsérvese que el motivo de la ira presidencial es resultado de una investigación exhaustiva llevada a cabo en cumplimiento de la función fiscalizadora que, ante la deplorable ausencia de contrapesos institucionales, deben hacer los medios independientes.

Además, el agraviado no está solo. Como puede verse, bastó que el gobernante gatillara su andanada en Twitter, para provocar de inmediato el rechazo solidario de los gremios periodísticos locales, al que hizo eco una condena internacional contundente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código