hoyporhoy_2013-06-14

Augusto Pinochet, Alberto Fujimori, Alfonso Portillo, Rafael Videla, Efraín Ríos Montt, y ahora Carlos Saúl Menem. Unos, gobernantes de facto; otros, vía democrática.

Todos, en algún momento, frente a la justicia para responder por sus gestiones porque hicieron de los cargos instrumentos para reprimir, torturar y desaparecer a los adversarios en nombre del Estado.

Varios compitieron entre ellos por alcanzar cimas de horror y serán oprobiosamente recordados como genocidas. Algunos desbarrancaron la institucionalidad de sus países, hicieron del latrocinio y la corrupción la divisa de sus mandatos, y hubo quienes, vaciando la democracia de contenido, hicieron de ella una farsa lamentable o convirtieron sus naciones en haciendas familiares.

Todos, con vergüenza hay que decirlo, latinoamericanos; de aquí no más, de al lado. Ellos nos recuerdan que, en la región, la democracia no ha prendido lo suficiente como para evitar que en su nombre se asalte el poder. Y para quienes así lo ejercen, un ejemplo en el que deben verse. Porque la justicia verdadera terminará por enfrentarlos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código