hoyporhoy_2014-05-15

Es deber de todo servidor público que conozca de la comisión de un delito, denunciarlo a las autoridades correspondientes.

Eso lo tiene que saber muy bien el ministro de Seguridad Pública, José Raúl Mulino, pero se niega a cumplir su obligación y repite, una y otra vez, aseveraciones en el sentido de que el narcotráfico penetró la política panameña.

Ese es el terrible ejemplo que sobre el respeto a la leyes y el cumplimiento del deber nos ofrecen desde el Palacio de las Garzas.

No sorprende que esta sea una práctica habitual en el gobierno del cambio, cuando el propio jefe del Ejecutivo, el mismo que juró cumplir la Constitución y las leyes, reconoció, como si se tratara de un chiste, que guarda expedientes de sus copartidarios para evitar que lo traicionen. ¡Qué vergüenza!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código