SOCIEDAD

Las huelgas son como los termómetros: Alfredo Spiegel Calviño

Las huelgas, en general, son como los termómetros que indican cuando se ha alcanzado el punto de ebullición. O sea que revelan una situación, pero eso es todo lo que hacen. No revelan sus desastrosas consecuencias.

Aunque en el conflicto de los educadores (viendo los toros desde la barrera), no llegamos a comprender el malestar que causa un sistema de autoevaluación, pues según entiendo la evaluación anual de ellos existe, por ley, en el Ministerio de Educación. Como también entendemos que el ofrecimiento de un aumento de $300 al salario base no fue una conquista de los gremios magisteriales, sino una iniciativa (supongo que al calor de las elecciones) del Gobierno. Y es lógico pensar que para recibir este aumento los beneficiarios deben aportar o contribuir al sistema de alguna manera. Sabemos, por ejemplo, que en las instituciones de salud, los trabajadores (médicos, odontólogos, enfermeras, etc.) son evaluados todos los días, al llenar los formularios de atención a cada paciente, sin que este procedimiento haya causado alarma o sea motivo de movimientos extremos.

Se supone que el empleado lo que realmente quiere es un sueldo justo, seguridad laboral y participar en la preparación de normas. Por su lado, el patrono espera un trabajo bien hecho, iniciativa e ideas, lealtad y voluntad de producir más.

En este mismo espacio escribí (26/08/2007) un artículo relacionado y considero que toma vigencia en el momento actual, por lo que me permito reproducir algunos fragmentos: “Es claro y todos sabemos que los desacuerdos no han dejado, ni dejarán de existir desde que el mundo es mundo. ¿Cuántos días de trabajo, cuántos salarios, cuántos negocios se han perdido por causa de las huelgas? Los daños que han sufrido indirectamente terceras personas que no tienen nada que ver con esos asuntos, son incalculables”.

“Cuando ambos bandos se sientan a la mesa de negociación inflexiblemente dispuestos a luchar por los intereses de sus ´clases´, el único deseo es de ´dominar´. Y aun cuando una de las partes ceda por la razón que sea y se imponga la voluntad del otro sobre el más débil, sin importarle las frustraciones que pueda causar, un espíritu de resentimiento amargará las relaciones hasta que, más temprano que tarde, aflore el conflicto nuevamente. Dominar una negociación no necesariamente, o muy raramente, lleva al éxito”.

“Un acuerdo o convenio en que ambas partes renuncian parcialmente en sus aspiraciones, generalmente se toma como un triunfo de ambos, y una victoria a la moderación”.

“La marcada falta de confianza constituye una barrera entre las partes en conflicto, esta desaparecería solamente si comprendieran mutuamente que todos le deben un ´servicio a la sociedad´; estas palabras sugieren que en vez de basar sus demandas o rechazarlas en consideraciones egoístas y miopes, deben privar el interés común”.

Para bajar la temperatura hay que encontrar y acabar con la causa del calor excesivo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código