CRISIS DE GOBIERNO

Tan bien que íbamos: Roberto Luciano Sánchez Vallarino

El título es una broma intencional. Recordemos el lema de la cuña del Gobierno Nacional, repetida hasta aburrirnos: “vamos bien, vamos bien”; campaña muy costosa, pagada con nuestros impuestos. Francamente no entiendo la obsesión de despilfarrar el erario público para tratar de lavarnos el cerebro con imágenes falseadas de nuestra realidad. Sería más económico y productivo que se pusieran a trabajar de verdad y nos dejasen evaluar los resultados.

Los recientes eventos politiqueros retratan de cuerpo entero a las denominadas “cúpulas” del poder en Panamá; prueba fehaciente de ello es que cuando se lo decimos se enojan y adoptan posiciones arrogantes.

Ellos (as) son los que saben; los demás, cállense y obedezcan. Escuché a una señora miembro del gabinete decir que los panameños “son efervescentes”. Distinguida dama, comience por casa, porque aquí el que se dejó llevar hasta el punto de ebullición fue el propio Presidente de la República con su comportamiento intempestivo. No traten, como dice el antiguo dicho, de “dorarnos la píldora” o endulzarnos la amarga realidad.

Copartícipes en este trinquete u obra montada son los propios miembros de los partidos* en alianza gubernamental (*eufemismo local para designar grupo de codiciosos), que desde el inicio de la campaña electoral dejaron entrever sus desmedidas ambiciones. Un buen amigo sacerdote me recordó el dicho: “ellos son blancos y se entienden”, frase sentenciosa, ancestral de nuestra América –busco y encuentro una referencia: “expresión para significar la abstención para intervenir en disputas ajenas”. Al buen entendedor pocas palabras bastan. “¡Déjalos que se maten!”, decía mi querido padre, refiriéndose a las peleas políticas que tristemente abundan en nuestra historia. Lo risible es que después de los tira y jalas, dimes y diretes, vendrán las lágrimas de cocodrilo, falsos arrepentimientos, etc., etc., ¡Oh Señor de las alturas, líbranos de tales males!

Las consecuencias que no miden los autores de esta batahola (gran ruido) con la que intentan distraernos, es el daño que se le hace a nuestra sociedad, llena de gente buena, sincera, afable, trabajadora y honesta, que a diario lucha, que cumple responsablemente con sus obligaciones. A ellos y ellas debemos nuestro progreso actual, sin importar a qué supuesta clase social, grupo racial, o nivel educativo pertenezca; al apreciarlo me gusta decir con orgullo: ¡viva Panamá! Compatriotas, levantémonos por encima de estos desagradables aires, ¡adelante, con la frente en alto!, por el futuro de nuestros hijos, nietos y tataranietos.

Vergüenza deberían tener los integrantes de todos estos grupos políticos por sus actos de rebatiña, todo porque se corroboró lo que tenía que saberse y no querían que supiéramos y es que hay malos manejos con las tierras del Estado.

Felicito al periodismo investigativo en este país, cuyo valiente esfuerzo, por pequeño que pueda parecer, sirve a la nación bien.

Termino con un proverbio chino: “Si no quieres que se sepa, no lo hagas”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código