PROYECTO VITAL

El importante puerto de Corozal: I. Roberto Eisenmann, Jr.

He tenido el privilegio de conversar con casi todas las partes involucradas en el debate sobre el propuesto puerto de Corozal. Hablé primero con el presidente de Panamá Ports, con el presidente de la Unión de Prácticos del Canal, con el administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y con algunos miembros de la junta directiva del Canal.

Que un proyecto de esta magnitud tenga opositores o gente que opine negativamente sobre este o sobre algunos aspectos del mismo es perfectamente normal. Si hubo oposición a la expansión del Canal, en la que nos jugábamos el futuro de nuestra posición geográfica, como nación, ¿cómo no la va a haber sobre el proyecto de un puerto?

Empiezo mi opinión refiriéndome a la posición que me comunicó Panamá Ports, una poderosísima empresa portuaria que, por fortuna, está en Panamá. Su postura es que un puerto más en el Pacífico hará que a todos los actuales se les reduzca el volumen, al punto de que no será negocio para nadie. Dos cosas me hacen dudar de la validez de su argumento: la primera es que pidieron que se le asignara este puerto a ellos, sin licitación. La segunda es que hay una docena de empresas portuarias importantes interesadas en licitar por el puerto de Corozal. Hay que recordar que el proyectado puerto de Palo Seco –que tenía un tiempo definido que lo hacía posible– fue “tumbado” por Panamá Ports, a través de una demanda que mató la posibilidad de su ejecución a punta de demoras. Pienso que la postura de Panamá Ports es, simplemente, evitar –a toda costa– la competencia. No se le puede culpar, pero hacer lo que quiere no es lo mejor para nuestro país. Además, ya se le abrió la posibilidad de entrar en la licitación de Corozal, arriesgando las ventajas de la sana competencia para el país.

He conversado con el capitán Rainero Salas y su compañero (por lógica siempre se hace acompañar) sobre muchos temas, porque tengo gran respeto y admiración por los prácticos, por ser la gente más preparada de nuestro Canal. He coincidido con él en muchas cosas, menos en una: me parece que pierden a muchos aliados cuando el idioma de sus comunicados se personaliza en buscar “tumbar” al administrador de la ACP.

¿Imaginan el precedente funesto que se sentaría, si lograran este propósito? ¿Dónde quedaría el respeto nacional e internacional hacia nuestro Canal? En su oposición al puerto de Corozal, siento que en algo tienen razón: que el movimiento podría demorar tránsitos, pero esto –con la tecnología de hoy– se resuelve con un control tecnológico más exacto del tráfico en los tránsitos. No le doy la razón cuando sacan el cuco de la seguridad. ¡Claro que hay un nuevo aprendizaje y nuevos riesgos, sobre todo para los capitanes de los remolcadores, debido a la inexistencia de mulas en las nuevas esclusas, pero al tener gente con su preparación y habilidad esto es atendible, y se puede resolver.

El puerto de Corozal es tan importante para el Canal que siento que los prácticos han abandonado la lógica por su pasional oposición personal al administrador. Yo confío en ellos y en que rectificarán.

En cuanto al administrador de la ACP y la junta directiva, me parece que el proyecto es tan importante que, así como lo hicieron para la expansión, tienen todos que salir, dar la cara y explicarle al país lo que está en juego y la importancia del proyecto. Lo que no deben hacer es dejar al administrador solo y/o posponer, al punto que se les cierre la ventana de oportunidad que le ofrece la docena de empresas portuarias internacionales que ya mostraron marcado interés. Que esto no sea otro Palo Seco, oportunidad perdida por el interés creado del que ya está. Esto sería un error que pagaríamos muy caro como Nación.

He escuchado otras objeciones menos serias. Por ejemplo: “Esto es para los Motta”. Hay gente que respeta y admira lo que han construido los Motta para nuestro país, entre los que me encuentro yo. Hay otros que los odian, fundamentalmente, porque son competidores que pasaron la natural raya de adversarios para convertirse en enemigos. No es que yo esté de acuerdo con todo lo que hacen los Motta. Quisiera verlos hacer inversiones, con un plan más estratégico. No todo negocio que presenta números positivos es estratégicamente bueno para su grupo.

Si ellos son socios del puerto MIT, en el Atlántico, y no tienen puerto en el Pacífico, es solo lógico que Corozal les interese, pero tienen que ganárselo –en una licitación cristalina– a 5 o 10 de los grandes del mundo. Ya Martinelli no está en la Presidencia, tomando participación en todos los negocios y ordenando licitaciones a su favor. El presidente Varela es otra cosa.

En conclusión: yo siento que el puerto de Corozal es una imperiosa necesidad para nuestro Canal y país, ¡y su momento es ahora! Los miembros de la junta deben salir a explicárselo al país, y la alianza legislativa nueva debe aprobar la Ley de Equiparación de Incentivos, que es una necesidad para que el puerto sea viable... antes de que la ventana de oportunidad se cierre. ¡Manos a la obra! Nuestro Canal y el país lo exigen.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código