DETERIORO

El paraíso de impunidad: Osvaldo Saúl Atencio Saldaña

El descaro ha llegado a límites deslumbrantes. Casi todas las semanas se denuncian hechos en los que se involucra a altos funcionarios del gobierno. Estos hechos, en mi opinión como abogado penalista, deberían ser investigados y sus responsables llevados a juicio, porque se trata de claros delitos, tanto comunes como en materia electoral. Eso sería lo correcto en un país donde la justicia imperara, pero vaticino –con mucha tristeza, amados compatriotas– que esto no ocurrirá durante el tiempo que le resta “al gobierno del cambio” ni, quizás, durante muchos años más allá de que termine su período.

La fórmula es sencilla; al Presidente de la República lo juzga la Asamblea Nacional, que es controlada por los serviles originarios, en asocio a los nuevos paracaídas, a la vista pacífica de los que mal se hacen llamar “la oposición”; para ello se necesita prueba sumaria, de lo contrario ni siquiera será admitida la denuncia o querella. A los ministros de Estado y a los inquilinos del palacio Justo Arosemena los juzga la Corte Suprema, pero la mayoría de magistrados que la conforma fueron propuestos por el Ejecutivo actual.

Si viviera el autor español Agustí Chalaux i de Subirá, que difundía modelos para disminuir los abusos de poder, la miseria y la corrupción a nivel mundial, hubiera perdido toda esperanza en su utopía, con solo escuchar o leer las paupérrimas defensas, cargadas de prepotencia y falso sentido de honestidad, que esgrimen a su favor el ministro de Seguridad Pública y el de la Presidencia, ahora que están en la mira del escrutinio público.

Ellos, al igual que el presidente Ricardo Martinelli, tratan de borrar sus malas acciones con ímpetu. Sienten que nada ni nadie puede contra ellos, pero se equivocan, nunca leyeron algunas frases que aparecen en la famosa obra de Sófocles, Edipo Rey: “Antistrofa primera. La insolencia produce al tirano. La insolencia, si se harta en vano de muchas cosas que no son oportunas ni convenientes subiéndose a lo más alto, se precipita hacia un abismo de fatalidad donde no dispone de pie firme... ”. “Estrofa segunda. Si alguien se comporta orgullosamente en acciones o de palabra, sin sentir temor de la justicia ni respeto ante las moradas de los dioses, ¡ojalá le alcance un funesto destino por causa de su infortunada arrogancia! Y si no saca con justicia provecho y no se aleja de los actos impíos, o toca cosas que son intocables en una insensata acción, ¿qué hombre, en tales circunstancias, se jactará aun de rechazar de su alma las flechas de los dioses? Si las acciones de este tipo son dignas de horrores”.

Aquí, algún día alcanzará a los corruptos y violadores de derechos humanos la espada de una justicia independiente, objetiva e imparcial, y a sus seguidores les auguro que este pueblo les va a demostrar la fuerza en los votos. “Los vamos a ahogar”, como decía aquella dulce y fuerte anciana contra la dictadura de Noriega.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Donderis instó a la población del país a seguir los informes oficiales.
LA PRENSA/Archivo

Se recomienda mantenerse alejado de las zonas de playa Hay aviso de prevención por incremento de oleajes y vientos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código