DETERIORO SOCIAL

El incremento de la criminalidad: Dorys Hilbert

Hace pocos días visité Panamá, mi país, y fue muy doloroso observar la situación que viven muchos ciudadanos. Cada mañana me despertaba con la incertidumbre de saber qué malas noticias vería en la televisión o en los periódicos, porque lo que acontece es aterrador.

Durante la dictadura militar todos sabíamos que muchas personas desaparecían por órdenes del G-2, tal como ocurrió con el padre Héctor Gallego, y luego, con el Dr. Hugo Spadafora. Hasta hoy ambos casos permanecen sin resolver.

Los panameños luchamos con firmeza para reintegrar el sistema democrático que tanto anhelábamos. En ese empeño, muchos fueron expatriados y otros buscaron asilo político en diferentes países del mundo, pero siempre buscando la forma de derrocar al gobierno militar. Con ese fin, quienes permanecimos en el país, durante dos años, sin desmayar, convocábamos manifestaciones de protesta contra el abuso a los derechos humanos y unimos fuerzas para lograr nuestra meta común, que se logró el 29 de diciembre de 1989, cuando la Organización de Naciones Unidas reconoció a Guillermo Endara como el Presidente de Panamá, luego de la invasión estadounidense del 20 de diciembre de 1989 que acabó con el régimen del general Manuel A. Noriega.

Hoy, tras 23 años de esos hechos, me duele decir que mi patria experimenta una “invasión de inseguridad social”. Los asesinatos que ocurren a diario son atroces, y pareciera que no hay lugar seguro, porque en cualquier punto se cometen crímenes. No podemos decir que estos son exclusivos de las zonas rojas, ya se perpetran hasta en Punta Paitilla, a pocos metros del Club Unión y a pleno día.

Escuchamos una entrevista que se le hizo al director de Medicatura Forense, quien señaló que lo que más le preocupaba era la forma en que se cometían los asesinatos, pues una sola víctima recibía 30 disparos o 42 puñaladas. Toda una demostración de ira, de revancha y de venganza. Me enteré de que para hacer “liquidar” a cualquier persona, hay quienes cobran desde $25.00. Es decir, la vida humana no tiene valor ni para el que paga ni para el que ejecuta ese “encargo”.

Todo esto preocupa a los ciudadanos, porque, al parecer, cualquiera puede perder la vida, ya sea por casos de drogas, por un celular o por algo que no valga la pena. Ya llegan hasta las puertas de las casas, llaman a la persona y, cuando esta se asoma, simplemente le dan tres o cuatro disparos.

El Gobierno debe hacer más estudios para saber el porqué de todo esto y llegar al fondo de la descomposición social. Con esta finalidad, deben trabajar junto con las iglesias, fomentar a la familia como base fundamental de la sociedad y crear muchas más instalaciones deportivas, en las que con la ayuda y disciplina de los profesionales, los jóvenes se preparen y sean el futuro de nuestra patria.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código