SALUD

La información médica en la toma de decisiones: Julio A. Miranda

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205RHxCFJ.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205RHxCFJ.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205RHxCFJ.jpg

El ébola puede diseminarse a América, el paracetamol puede producir alergias severas en la piel, el divorcio puede causar cáncer, etc. Son noticias de periódicos, radio, televisión e internet que nos llegan a diario. Su difusión es rápida y su validez cuestionable. ¿Qué hacer ante esta avalancha de contenidos?

En el ámbito público, la información médica que se obtiene ha pasado de las manos de los especialistas a ser en su mayoría de los medios de comunicación. En Panamá no se regula la que se genera en los medios ni en las redes sociales. Esto puede traer consecuencias peligrosas y propagar el espectáculo mediático. Desde crear pánico en torno a un medicamento bastante seguro (acetaminofén), hasta recomendar vitaminas y suplementos milagrosos (placebos) que lo único que hacen es cambiar el color de la orina y hacerle gastar su dinero.

Hace poco, el Senado estadounidense indagó en público al famoso Dr. Oz por aseveraciones sobre “píldoras milagrosas” para reducir de peso, y quedaron al descubierto algunos problemas graves de la medicina actual: la mala interpretación de información relacionada, la falta de regulación a los medios en temas de salud y, más importante aun, el escaso conocimiento de los doctores sobre el manejo de la evidencia.

Repasemos los tipos de información que recibimos:

1. Medicina basada en noticias (TV, radio, periódicos): van desde los programas de hierbas maravillosas, las alarmas para crear pánico y ratings, hasta los artículos con información útil y referencias científicas bien llevados. Esto puede ser peligroso para su salud y su bolsillo o, bien, le puede servir para que usted busque ayuda. Pero necesita ser validado por un experto, y su nivel de evidencia es variable.

2. Medicina basada en Twitter: conversaciones de diferentes fuentes que van o no asociadas hasta links, pero que requieren verificación. Si provienen de autoridades expertas y reconocidas (OMS, Minsa, CDC), hay que tomarlas en cuenta. Su nivel de evidencia es variable.

3. Medicina basada en la negación: la duda y el cuestionamiento son parte del avance científico, pero dudar de hechos comprobados a través de estudios serios no debe ser permitido y menos si ponen en peligro al resto de la población (ejemplo: vacunas). La ciencia es un método, no es deporte, política, ni religión, se basa en evidencia y no en creencias. Se debe denunciar esta práctica dañina.

4. Medicina basada en experiencia: hay médicos a los que no se les puede cuestionar porque se creen dueños de la verdad y argumentan: “siempre lo he hecho así”, “así se hace en Panamá”. No entienden que la ciencia cambia y que se basa en datos provenientes de un método llamado científico, no en dogmas, mitos o creencias. Confunden causa y asociación. Tienden a basar sus argumentos en estudios que confirman sus creencias. Recuerde: ni usted ni su médico podrán tomar una decisión adecuada si no tienen toda la información (positiva y negativa). Por eso, pida una segunda opinión.

5. Medicina basada en la evidencia: en la práctica médica diaria hay que tomar decisiones basadas en la mejor evidencia científica. Las fuentes de información que utilizamos deben ser lo más completas y veraces posibles, para minimizar errores diagnósticos y terapéuticos. En la década de 1980 surgió un movimiento de intelectuales médicos, en Canadá y Estados Unidos, que revolucionó la manera en la que se tomaban estas decisiones.

La “medicina basada en la evidencia” se refiere al uso juicioso de los datos provenientes de estudios científicos con protocolos rigurosos, que se integran a la experiencia y luego se aplican a cada paciente. Este método ha crecido y se expandió en 30 años, pero no todos los doctores lo practican, ni está exento de errores. La información puede estar contaminada por estudios patrocinados por compañías que buscan vender un medicamento o puede tener errores de metodología. Sin embargo, sigue siendo el mejor para tomar decisiones.

Entonces, ¿a quién recurrir para validar sus preguntas de salud? Si conoce sus credenciales, si invierte tiempo en comunicarse con usted, si se actualiza y, sobre todo, si hay confianza, su médico de cabecera será la mejor opción para aclarar las dudas de salud en una época en la que es mejor tener una dieta baja en información.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código