CUMBRE DE LAS AMÉRICAS

¿Cuáles son las intenciones del Gobierno?: Manuel Castro Rodríguez

Soy un cubano que fue profesor en la Universidad de la Habana. Vivo en Panamá desde el 10 de agosto de 2001. No puedo salir del istmo, porque mi pasaporte expiró hace cuatro años y el Gobierno de Cuba no me ha entregado uno nuevo. En mi página (http://profesorcastro.jimdo.com) pueden verse análisis detallados –fundamentados con citas textuales, fotos y videos–, que muestran cómo era Cuba y cómo el comunismo la ha destruido.

A la dictadura militar se le ha documentado casi el triple de muertes y desapariciones que a la dictadura de Pinochet. El castrismo ha asesinado niños y mujeres. El Archivo Cuba ha documentado 166 muertes y desapariciones desde el 31 de julio de 2006 hasta el 15 de diciembre de 2013, o sea, desde que Raúl Castro asumió el poder heredado de su hermano.

Les he explicado exhaustivamente a las cúpulas panameñista y democristiana que es ilegal la invitación hecha por el Gobierno de Panamá a la tiranía cubana para que participe en la Cumbre de las Américas que se realizará en el istmo en abril de 2015. Por ejemplo, la Carta Democrática Interamericana y la Declaración de Québec –documentos emitidos por “los jefes de Estado y de Gobierno de las Américas elegidos democráticamente”– establecen de manera explícita que los Estados no democráticos no pueden participar en la Cumbre de las Américas.

En mi página pueden leerse los siete correos que le he enviado al presidente, Juan Carlos Varela, con copia a Ramón Fonseca Mora y Milton Henríquez –presidentes de los partidos Panameñista y Popular– y a Teresita Yániz –veterana líder de los democristianos panameños, que nació y se crió en Cuba–, así como a la prensa nacional e internacional.

No soy políticamente correcto, porque me guío por el ideario de José Martí, quien expresó: “Un hombre que obedece a un mal gobierno, sin trabajar para que el gobierno sea bueno, no es un hombre honrado”. Como me guío por principios, condeno la violación de la justicia y/o los derechos humanos donde quiera que se realicen –sea en Panamá, Cuba o Venezuela– e independientemente del poder que tengan los violadores.

En un artículo publicado al día siguiente de efectuarse las elecciones en que la dupla Martinelli-Varela arrasó, dije: “Independientemente de quién haya ganado la Presidencia, el gran perdedor ha sido el pueblo, que sufrirá un mayor deterioro en su calidad de vida. Seguirá profundizándose la crisis de valores del Ejecutivo”. Los hechos posteriores me dieron la razón.

El dúo Martinelli-Varela llegó a la Presidencia el 1 de julio de 2009. Durante los siguientes 26 meses fueron tan inseparables que parecían siameses, pero el 30 de agosto de 2011 Martinelli destituyó a Varela como canciller de Panamá. Él abandonó la alianza gubernamental, pero continuó siendo vicepresidente de la República. Varela es corresponsable de todas las tropelías cometidas en ese período, incluyendo la salvaje represión de Bocas del Toro, en julio de 2010, que causó muertes y mutilados.

En tan solo dos meses el actual gobierno ha incumplido leyes, normas, acuerdos y promesas de campaña. La transparencia y la meritocracia brillan por su ausencia, y el nepotismo está a la orden del día. Se practica el clientelismo político en su máxima expresión. Todo parece indicar que este gobierno será igual o peor que el anterior.

Para mí es sagrado el respeto a los derechos humanos, los valores cívicos, las normas y la justicia. Muchos me han dicho que ese es mi talón de Aquiles. No es que yo tenga vocación de Sísifo, sino que mis padres me enseñaron la importancia de ser consecuente: que haya concordancia entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace. Tal parece que el presidente Varela es todo lo contrario. Por ejemplo, él habla del “fortalecimiento de la familia y de los valores”, pero en Panamá continúa aumentando la violencia doméstica, altamente relacionada con el consumo de alcohol. ¿Qué se puede decir de la “gigantesca discoteca móvil” del empresario Varela? ¿Él desconoce que su cuantiosa fortuna está relacionada con la destrucción de muchos hogares?

El papa Francisco expresó: “Cristianos con obras y no de palabras”. ¿Eso no le viene como anillo al dedo a los dirigentes panameñistas y democristianos, que tienen su cuota de responsabilidad en que mil 363 panameños murieran por hambre desde el año 2002 hasta 2012?

Por lo tanto, ¿debe sorprender que ellos consideren que no son suficientes los 55 años de represión y miseria que ha sufrido el pueblo cubano? ¿No les resulta demasiado el “lavado de cerebro” a que son sometidos los niños en la Cuba de los hermanos Castro? ¿Por qué ese régimen de oprobio merece una consideración especial? ¿Son gratuitas las concesiones del Gobierno de Panamá a la más larga dictadura de la historia de Occidente? ¿U obedecen a que oligarcas panameños están interesados en hacer negocios en gran escala con la élite militar que controla la economía cubana? Por cierto, el presidente Varela reconoció que se gastó unos 15 millones de dólares en su campaña, ¿por qué no ha hecho pública la lista de las donaciones que recibió?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código