EDUCACIÓN

La doble jornada escolar: Vicente A. Caballero Díaz

El tema de la doble jornada escolar, ahora llamada jornada extendida, no es una novedad en la educación. En torno a esta modalidad, que se practicó durante muchas décadas en Panamá, se ha creado un fantasma, con sus verdades y debilidades.

Quien redacta estas líneas se educó de esa manera a lo largo de los 12 años de educación primaria, premedia y media, con resultados halagadores. Me correspondió, igualmente, ejercer el profesorado en la Escuela Normal Juan Demóstenes Arosemena con doble jornada. Los alumnos participaban y estaban presentes en proyectos como clubes, periódicos y jornadas extracurriculares formativas. Así ocupaban su tiempo libre en el desarrollo de estrategias innovadoras para formar líderes en el aula, en los laboratorios o en los proyectos de campo.

Ese era el espíritu de los docentes de aquellos tiempos, que en nada se iguala a los de la “época moderna”. Estaban entregados a su misión, sin honorarios adicionales y en situaciones precarias.

Hoy día le corresponde al padre de familia preguntar: ¿cuáles son las ventajas que recibiría el hijo que participa en el sistema de las jornadas extendidas? ¿Si realmente fortalecerá el aprendizaje? Debe preguntarse si con este volver al pasado lograrán afianzar sus conocimientos, actitudes, hábitos y destrezas, generando experiencias para ampliar el horizonte de la cultura en proyectos y laboratorios y saltar, sin tropiezos, a los años superiores.

Todo esto, ante la visible deficiencia en concursos y competencias nacionales e internacionales, lo que constituye una pérdida económica y frustración para los padres de familia y la sociedad.

Frente a la estabilidad e inseguridad de los jóvenes en las calles y los actos bochornosos que han estremecido a la sociedad, con estudiantes uniformados en sitios denigrantes, ¿acaso con este nuevo sistema se podría frenar la conducta de los adolescentes y el fenómeno de los embarazos prematuros? Esto debe ser objeto de reflexión.

Incluso, algunos organismos internacionales indican que los tiempos han cambiado, porque antes quien enseñaba era exclusivamente el maestro, pero hoy día los alumnos aprenden de diversas fuentes, incluso de sus compañeros. Por esto, la importancia de que permanezcan en el aula y que la propuesta pedagógica innovadora sea buena. Pero hay que unificar los criterios de estudio y de las comisiones que han emprendido acciones para la modernización del sistema.

Le corresponde al Ministerio de Educación brindar facilidades a las escuelas, y a los padres de familia y a la sociedad civil, promover la innovación pedagógica y mantener los talleres en condiciones óptimas. Se ha invertido y perdido el valioso tiempo en el estudio de reformas, sin embargo, el ministerio aún no encuentra la pista de aterrizaje adecuada.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código