PROPUESTA

La justicia nocturna: Magaly Janneth Castillo C.

El día 8 de noviembre en horas de la tarde, la policía detuvo a un joven de 20 años, de la etnia ngäbe buglé, quien reside en el área de Tocumen y que llegó a la ciudad de Panamá hace algunas semanas en busca de empleo.

Supuestamente, el joven participó en una riña callejera y, por ello, fue conducido a un juzgado nocturno de la ciudad de Panamá. El juez nocturno, que laboraba en horario de 12 a.m. a 6:00 a.m., decidió el caso y, sin la presencia de un abogado defensor, lo condenó a una multa de 250 dólares. Como el joven solo tenía unas monedas en su bolsillo, el juez ordenó mantenerlo detenido, preventivamente, hasta las 12:00 p.m. del día siguiente; es decir, el jueves 10 de noviembre en la madrugada.

Este joven indígena fue conducido el 10 de noviembre a la 1:30 a.m. al Juzgado Nocturno de Policía para que el juez decidiera si lo enviaba a La Joyita a cumplir más de 100 días de cárcel, en el caso de que no hubiese conseguido el dinero para la multa.

Él, como muchos otros panameños que deben acudir a los juzgados nocturnos, no tienen la oportunidad de tener un abogado que los defienda y, en muchos casos, son víctimas de violaciones a sus garantías fundamentales. En este caso, por ejemplo, no se tiene claro si este joven actuó en legítima defensa.

Las personas pobres que acuden a los juzgados nocturnos no tienen derecho a un abogado, porque carecen de recursos económicos y porque es muy difícil que un abogado se movilice a las 2:00 a.m. para participar en una audiencia. El problema es que, al ser condenados y no tener dinero para pagar la multa, van a parar a las cárceles por situaciones que ni siquiera son delitos, sino faltas administrativas.

Ninguna persona debe ser sometida a un juicio en horas de la madrugada y sin derecho a una defensa legal. Esto es inaceptable en un estado de derecho. Esta justicia de corregidurías y jueces nocturnos debe ser abolida y, en su lugar, dar paso a una nueva justicia comunitaria de paz.

Si una persona comete una falta durante horas de la noche o la madrugada, debe ser llevada ante un juez o autoridad competente a la mañana siguiente.

Por otra parte, si una persona comete una agresión física leve contra otra persona, la justicia comunitaria debe buscar que el victimario resarza o repare el daño a la víctima de alguna forma. No tiene sentido enviar a una persona que no es delincuente a la cárcel, sobre todo, tomando en cuenta las condiciones deplorables y peligrosas de nuestros centros carcelarios.

Dichosamente, este joven indígena no fue a parar a La Joyita, gracias a que una persona pagó su multa. ¿Cuántas personas estarán recluidas en los centros carcelarios del país por este tipo de situaciones? ¿Hasta cuándo en este país se seguirá administrando justicia en horas de la madrugada y sin derecho a la defensa?

En noviembre de 2010, presentamos a la Asamblea Nacional una propuesta de ley que crea la Justicia Comunitaria de Paz.

Necesitamos que los ciudadanos y las organizaciones de la sociedad civil coloquen este tema en sus agendas y unamos fuerzas para cambiar esta justicia discriminatoria, obsoleta y generadora de más violencia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código