ARREMETIDA

La lógica cuesta abajo: Juan Méndez S.

Hace muchos años tuve un choque con un taxi. Mi vehículo estaba parado en un semáforo –en una calle con pendiente hacia abajo– y el taxi le pegó por detrás. Antes de bajarme a ver el golpe, ya tenía al taxista en la ventana gritándome que “¿por qué lo había chocado?”

Todavía yo no me repongo de esa experiencia. Todavía trato de entenderla y ponerla en contexto. A estas alturas de mi vida, aún trato de asumir la lógica de aquel taxista y no puedo. Y algo parecido me ha pasado con el discurso del Presidente con ocasión del inicio de legislatura de 2012.

Quizás por la cultura de celebrar el final de cada año con grandes esperanzas de que el próximo sea mejor, el más sobrio de los realistas no puede haber dejado de sorprenderse con el discurso iracundo y hostil del Presidente para iniciar un nuevo año. Y si bien es cierto que ya estamos casi acostumbrados a las palabras descomedidas y agresivas de esa fuente, ha sido la lógica que se fue desarrollando durante el discurso la que me ha dejado perplejo.

A ver si me explico. Un señor que viaja por el mundo exhortando a grupos de empresarios que sigan su ejemplo y se involucren en política, de manera repentina acomete contra los “empresaurios” panameños que quieren acabar con el país. Un señor que siendo de los principales accionistas de uno de los bancos más grandes de Panamá arremete contra los dueños de bancos. El dueño de la cadena de tiendas de alimentos más grande del país que se lanza contra el alto costo de la canasta básica, y acto seguido asegura tener controlada la inflación, insinuando que la inflación es obra de los “empresaurios”.

Un Presidente, cargado de “Juan Hombrones” hasta la coronilla, que ataca de corrupto a quien ha tenido el buen criterio de pedirle que enrumbe el manejo de la nación. Un señor que es propietario de dos canales de televisión y accionista en un tercero, propietario de una cadena de periódicos, propietario de estaciones de radio y que termina su discurso citando a una periodista que ataca, con toda razón, el control de los medios por parte del poder económico, me parece surrealista.

¿Qué clase de lógica es esta? ¿Cómo puede decirme un taxista que lo he chocado estando delante de él, parado, en una calle cuesta abajo? ¿Cómo puede decirme un señor que se precia de empresario y político, como se identifica en Twitter, que los “empresaurios” y los ricos quieren acabar con el pueblo? ¿Y decir tan serio que el poder económico no debe controlar la propiedad de los medios?

Probablemente, nada de esto es casual. En algún libro turbio, algún autor torcido habrá escrito que atacar es la mejor defensa, y que hay que acusar a quien te acusa de lo mismo que te achacan; porque, sin duda, hay quienes atienden las mejores escuelas para convertirse en las peores personas. Y hay quienes usan este tipo de lógica para justificar lo injustificable. O quizás ha sido que el Presidente, en algún momento, tuvo un choque con el mismo taxista que me tocó a mí.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código