VIGILANCIA

Una lucha más por la Bahía de Panamá: Bethzaida Carranza

Para bien y para mal, el tema del medioambiente se ha mantenido en la palestra pública durante este gobierno y ahora, en sus postrimerías, no es la excepción.

Dos son los proyectos de connotación ambiental que han sido presentados ante la Asamblea Nacional en las actuales sesiones extraordinarias, uno para declarar el área protegida denominada “Refugio de Vida Silvestre de Juan Hombrón”, y otro para declarar como área protegida el humedal Bahía de Panamá. En principio, ambas propuestas suenan bien, pero, ¿qué traen consigo?

La Bahía de Panamá es un humedal de importancia internacional, desde octubre de 2003, cuando se declaró como Área Protegida Nacional por medio de la Resolución AG No. 0072-2009 de 11/02/2009 y, desde septiembre de 2012 hasta ahora; diferentes han sido las acciones “legales” e ilegales que se han realizado para tratar de reducir sus límites en beneficio de unos pocos.

Una acción de nulidad ante la Corte Suprema de Justicia, que tardó más de un año en resolverse, perseguía que se declarara ilegal el área, y mientras eso ocurría la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá redujo el costo de los permisos para la tala de manglares y las multas por la misma actividad (Resolución J.D. No. 020 de 23/05/2012). La Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), en el mismo período, no solo solicitó a la Convención Ramsar que redujera el sitio –contrario a su mandato legal de conservación del ambiente–, sino que aprobó más de 12 estudios de impacto ambiental, dentro y fuera del área, aun a sabiendas de que la Corte Suprema de Justicia no había decidido sobre la legalidad o no del tema. Al parecer, daban por hecho que se eliminaría por completo la protección del lugar, pero se equivocaron.

En diciembre de 2013, la Sala Tercera de la Corte decide el fondo de la acción contenciosa administrativa de nulidad, interpuesta contra la norma de creación del Área Protegida Bahía de Panamá, y no solo la declara legalmente constituida, sino que sienta las bases doctrinales del principio de “no regresión ambiental” en el derecho panameño, mientras que al mismo tiempo insta a la Anam a cumplir con su trabajo, cosa que al parecer no quedó clara para las autoridades de esa entidad, porque en lo que va del año las obras y proyectos, dentro y fuera del área protegida, continuaron sin ningún pronunciamiento o acción de su parte.

Tampoco retiró su solicitud de reducción del tamaño a nivel internacional, todo esto en abierto desacato del mandato de la Corte. Cabe agregar que aún fuera de un área protegida los manglares son patrimonio de la nación por mandato constitucional, y no pueden ser talados, pero ambas instituciones rectoras lo han permitido.

Dentro de este marco, se presenta a última hora un proyecto de ley desconocido, para la creación del Área Protegida de Bahía de Panamá. Inclusive el administrador de la Anam declaró que no conocía el documento, tan solo le facilitaron al Ministerio de Economía y Finanzas “el mapa que enviamos a la Convención Ramsar cuando solicitamos la reducción de los límites”.

Son 750 las hectáreas del núcleo del humedal que están en riesgo de desaparecer, sin fundamento técnico alguno, sin consultar, sin seguir los procedimientos. Nos toca continuar la lucha por el respeto a la vida y a los recursos naturales, una vez más por Bahía de Panamá.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código