COMPETENCIA LABORAL

Entre maestrías y otros estudios: Alvaro Lasso Lokee

En la actualidad, la necesidad de tomar una maestría es fundamental debido al grado de competencia que demandan diferentes profesiones. Se requiere que el recurso humano profundice en los nuevos conocimientos (que además son más versátiles), para que se transforme en especialista de cada área de trabajo.

Hace años, tomar este reto era un lujo, pero con el paso del tiempo se ha convertido en un requisito casi obligatorio para sobrevivir en el mercado. Los posgrados y maestrías amplían el saber del profesional y le ayudan a utilizar la experiencia de quienes los preparan para resolver problemas y situaciones de la vida cotidiana en el área laboral.

La demanda del personal con estudios superiores a la licenciatura se toma en cuenta al momento de designar los puestos gerenciales o de liderazgo en las empresas. En Panamá, según las estadísticas de la Contraloría General, cada año se gradúan de licenciatura 20 mil personas en todas las carreras y universidades del país, mientras que los que obtienen posgrados suman cerca de mil 500.

El costo de obtener una maestría y posgrado varía de acuerdo con la especialidad y la universidad, pero oscila entre $2,000 y $4,000 por año. Hay muchas clases, dependiendo del área de estudios, por ejemplo: M.Cs., maestría en ciencias; M.I. (M.Eng.), en ingeniería; M.A.P., en administración pública; M.S.P., en salud pública; M.Ed., en educación o en docencia, orientadas a educación especial; MAE (MBA), en administración de empresas; y M.D.I., en dirección de empresas constructoras e inmobiliarias.

Una maestría se consigue al completar un programa de uno a dos años. Al profesional que se gradúa de esta especialidad se le llama magíster. Y se espera que con este grado superior, él profundice y desarrolle los conocimientos obtenidos para la solución de problemas disciplinarios, interdisciplinarios o profesionales y, además, cuente con herramientas básicas que lo habiliten como investigador, para profundizar teórica y conceptualmente en un campo del saber. Un título de maestría, por lo tanto, equivale, normalmente, a haber estudiado de cinco a siete años en la universidad (tres o cuatro de grado, más uno o dos de maestría).

Aunque la maestría y el posgrado son valores agregados de todo profesional, muchas veces no recibe el reconocimiento económico que merece, a pesar de la inversión económica y el tiempo que le tomó prepararse. Esta anomalía se observa, sobre todo, en el sector público, donde hay una gran cantidad de ellos, pero no se les toma en cuenta para ocupar puestos de toma de decisiones ni se les remunera o reclasifica en los sistemas de categoría o de cargos. Los valores de la sociedad coinciden en que hay que incentivar el esfuerzo. Se debe premiar la superación, no castigarla como sucede en algunos sistemas laborales.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 Jul 2018

Primer premio

9 0 3 3

DADB

Serie: 12 Folio: 12

2o premio

8375

3er premio

8150

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código