ECOLOGÍA

Los manglares son fuente de vida: Rina S. Barba

Décadas atrás, cuando no se tenían estudios al respecto, se miraba a los bosques de manglar como estorbos, sitios insalubres llenos de mosquitos y, alrededor del mundo, se rellenaban y reclamaban en nombre del desarrollo. Las consecuencias han sido inundaciones en las comunidades aledañas, pérdidas humanas y económicas debido a los tsunamis, notorio decremento en la industria de la pesca, pérdida de fauna, sobre todo, de las aves playeras que utilizan los bosques de manglar durante su migración anual y aumento del efecto invernadero.

En el año 2004, la Tierra sufrió los efectos de uno de los terremotos más fuertes registrados en la historia mundial desde que existe el sismógrafo, el evento registró una fuerza de 9.1 en la escala de Richter. En este terremoto en el océano Índico murieron más de 275 mil personas como consecuencia de los subsiguientes tsunamis.

La devastación causada por los tsunamis causó una horrible tragedia humana, pero también dejó lecciones. Una de ellas es la gran importancia de los bosques de manglar como barrera natural en contra de oleajes y tormentas.

Estudios realizados en el distrito de Cuddalore, en India, arrojaron que aquellas aldeas que estaban protegidas por manglares no fueron impactadas tan violentamente como las que estaban desprotegidas, aunque se encontraban en la misma línea costera, lo que indica que la fuerza de las olas fue atenuada por estos magníficos bosques.

Paradójicamente, en Panamá, los bosques de mangle, uno de varios tipos de ecosistemas llamados humedales, están en peligro por la deforestación, polución y mal uso.

Los manglares se encuentran en zonas costeras y aledañas a ríos son, por ende, llanuras inundables con gran capacidad de absorción y funcionan como bolsas de agua, cuando el nivel de esta aumenta por efectos de la lluvia o las mareas. Como consecuencia de la actividad urbanizadora, los cauces naturales que conformaban la red hidrográfica original suelen ser profundamente alterados, lo que afecta de forma directa a su capacidad de desagüe y, por tanto, se propician las inundaciones. Esto se puede ver claramente en varios puntos del país, sobre todo en la ciudad de Colón, donde gran parte del manglar ha sido talado para la expansión de la Zona Libre.

Todos los años hacia el mes de octubre se ve un magnífico espectáculo en nuestros cielos panameños. Alrededor de 149 especies, que suman aproximadamente dos millones de aves, pasan por Panamá provenientes de Norteamérica con ruta a Suramérica. De estas aves identificadas que migran por Panamá, 30 son aves playeras que se hospedan en Panamá y utilizan a los bosques de humedales para reproducirse, alimentarse y descansar. Al acabar con estos bosques estamos, muy probablemente, poniendo en peligro el futuro de muchas especies de aves.

Por otra parte, el carbono en forma de gas, como el dióxido de carbono, es uno de los gases que se acumula en la atmósfera de la Tierra, creando una capa gruesa que atrapa el calor del Sol, esto ocasiona un aumento en la temperatura de la Tierra. Un equipo de científicos de la Universidad de Helsinki y de servicios forestales de Estados Unidos encontraron que los bosques de manglar capturan cuatro veces más carbono que cualquier otro tipo de bosque tropical, ayudando así a disminuir los gases de invernadero. Pero, al talar estos bosques todo este carbono es liberado a la atmósfera aumentando el calentamiento global.

Los bosques de manglar son, también, hogar para gran cantidad de especies de animales para la subsistencia de muchas familias que viven de la pesca. Por ejemplo, artrópodos como los cangrejos habitan y se reproducen en los manglares, los peces incuban sus huevos en esas áreas que están libres de sus depredadores. Estudios que se han realizado en los manglares de Darién, desde el año 2000, reportan que los daños ocasionados por la sedimentación y contaminación fueron los responsables de la notoria disminución de la población de camarones, industria que ocupó los primeros lugares de venta nacional e importación, y que generaba diversidad de empleos no solo para esa provincia.

Actualmente está en juego la vida de muchos humedales como consecuencia de que la Corte Suprema de Justicia acogió una demanda que ha dejado sin protección al área protegida de la bahía de Panamá y de Donoso. Debemos tener conciencia no solo ambiental, sino social, porque la destrucción de este increíble ecosistema conlleva diversas consecuencias negativas que impactan, a gran escala, nuestra calidad de vida.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código