SOBRE EL PERDÓN

Un mensaje para Noriega: Denia del C. Guevara U.

Después de escuchar y analizar cada una de las expresiones ofrecidas el pasado 24 de junio, decidí escribirle a ese hombre de fama internacional, conocido ante el mundo como uno de los agentes que perteneció–o quizá todavía pertenece– a organismos de investigación; que fue un oficial de contrainteligencia en toda su carrera militar; que participó en los muchos cursos habidos para luchar contra el terrorismo y cosechó, entre los Ejércitos amigos, grandes éxitos en la identificación de espías y terroristas. Hoy, desde hace 25 años y medio, es un hombre privado de su libertad por haber cometido –según se le acusa– faltas que van contra los derechos humanos y contra las leyes del derecho internacional.

Usted ha sorprendido, al romper ese silencio sepulcral y declarar bajo sus propias convicciones que después de conversar con ese yo interno, que todos los humanos llevamos muy profundo, cerraba el ciclo de la era militar pidiendo perdón, como el último general de la dictadura. Entendí que pidió perdón por esos 21 años que vivió el país. Noble gesto de su parte, muy militar, querido comandante, aceptar la responsabilidad individual que quizá con muchos debería compartir por el solo hecho de haber pertenecido, con rango y jerarquía, a la institución tan repudiada desde aquel 11 de octubre de 1968.

Yo le pregunto respetuosamente, con esa virtud que Dios me ha dado, al último jefe que conocí en los cuarteles en esos 15 años de servicio…¿Ese perdón salió de lo más profundo de su alma, de esos pensamientos que causan desvelos, de esos sentimientos que golpean las entretelas del corazón, porque quizá cada recuerdo no le permite la paz mental para conciliar el sueño por esas acciones que por años, como ciegos instrumentos, desgarraron en algún momento el corazón de esas madres, esposas, hijos, familias? Esa petición, en ese estilo no ha sido suficiente para que ellos lo perdonen.

No deseo pensar que su supersticiosa actitud le impidió transmitir los preceptos de su conciencia arrepentida para que cada expresión llegara a lo más profundo de esos seres a quienes usted se dirigió directamente. Ese acto reflexivo no le permitió salirse del marco de sus expresiones, al responderle al periodista. Yo sí lo he comprendido, pero ellos no lo comprenderán jamás.

Usted me conoce, pasé todas las pruebas que los valores exigen para mantenerse por tantos años a su lado, aunque muchos no lo crean, y me gané su confianza y su respeto, motivo por el que decidí escribirle esta carta en la que le pido, en nombre de Dios, una oportunidad para poder demostrar que usted es un personaje de alma grande; que en estos 25 años y medio encontró la oportunidad de dar un giro a su vida resguardándose en el tiempo venidero y comenzar, a su edad, un proceso de renovación espiritual, desprendiéndose de esas inquietudes, librándose sinceramente del peso del pasado castrense que lo ha marcado por tantos años.

Estoy dispuesta, y de corazón, a transmitir algún mensaje que usted desee enviar individualmente a las personas que –como declaró– se sientan más que ofendidas, heridas por sus pasadas acciones.

Usted, primero buscó a Dios y le suplicó perdón. Luego reflexionó ante amigos que son autoridades en la Iglesia y esa solemnidad que, ante el altar de su arrepentimiento, hizo posible este primer paso que ha sido sin lugar a dudas como un bálsamo consolador. El amor a Dios es el remedio universal para que las penas del alma desaparezcan, y con ese amor todo se logra, querido comandante.

Con fe y esperanza, esta confrontación de muchos años entre calabreses y brucianos podría llegar a su final, con su comprensión y su entendimiento entre los hombres y las mujeres conscientes del amor a ese ser supremo, que todo lo perdona… Si el eterno perdona, quienes somos los mortales para no saber perdonar. Con el acostumbrado respeto, quedo pendiente para una entrevista, de ser aceptada mi propuesta. De lo contrario, cuente con mi amistad. No olvide que no hay amigos perfectos… y yo solo deseo ser su amiga.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código