RETOMAR LA EXCELENCIA

La marina mercante, ¿un orgullo o una vergüenza nacional?: Raúl Moreira Rivera

De una manera u otra, me ha tocado estar ligado a personas y eventos relacionados con la actividad marítima de nuestro país, por lo que he tenido acceso a cierta información vinculada con este sector. Por esto, he seguido –con mucha preocupación– la herencia que nos dejó el pasado gobierno en un sector tan sensible e importante para la economía nacional.

Durante mucho tiempo la República de Panamá muestra, con orgullo, su alta cifra de abanderamiento de naves que la ubican como líder mundial del ramo. Por otra parte, la formación de gente de mar, a través de la Escuela Náutica de Panamá, hoy Universidad Marítima Internacional de Panamá (UMIP), se constituía también en un orgullo para nuestro país.

Aunque se esperaba la continuación de ese liderazgo y del respeto internacional, la gestión de la pasada dirección de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP) se caracterizó por un escándalo detrás del otro, más que por sus logros, lo que afectó la imagen del país. Todavía se recuerda, con vergüenza, cómo el secretario general de la Organización Marítima Internacional pudo comprar, con toda facilidad por internet, una licencia marítima panameña con solo pagar el costo, sin tener ninguna calificación para la licencia adquirida.

Las constantes quejas de los afectados por la operación de una sola empresa certificadora de gente de mar se convirtieron en algo cotidiano y, con el cambio de gobierno, pareciera que no hubiera sucedido nada. Pero sí pasó algo, pues la imagen del país quedó en entredicho y, de ahora en adelante, pasará algún tiempo –esperamos que no mucho– para que las certificaciones de la gente de mar panameña vuelvan a tener la misma reputación de excelencia de que gozaban anteriormente.

Por otra parte, causa mucha tristeza participar en conversaciones, dentro y fuera del país, en las que nuestros interlocutores se lamentan por la percepción de que ha disminuido la calidad en la formación de la gente de mar, lo que, como es natural, limita la posibilidad de colocar a los egresados en altas posiciones de nivel internacional.

Con la transición de la Escuela Náutica a la Universidad Marítima, se generaron muchas expectativas positivas en cuanto a la posibilidad de elevar la formación de los jóvenes marinos, no obstante, la realidad fue otra y vimos cómo, mientras se incrementó el costo de la matrícula, se relajó la excelencia de la enseñanza. Por si esto no hubiera sido suficiente, la intromisión de la política en esta institución terminó de afectar la imagen de la UMIP y, al final, las tan controvertidas elecciones realizadas hace poco llevaron a la separación del rector por parte del Consejo Superior de la universidad.

El daño infringido a la imagen de nuestro país y a la calidad de la formación de nuestra gente de mar afecta, de manera importante, las posibilidades de empleo en la marina mercante internacional. De forma que se requieren acciones contundentes del Gobierno nacional, a través de la AMP, para que nuestros registros y certificaciones recuperen la credibilidad perdida. Además, se necesita que el Consejo Superior de la UMIP haga que retorne la excelencia a la formación de los jóvenes para garantizar que sus posibilidades de trabajo, como egresados de una institución de formación náutica a nivel superior, se dé por descontado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código