CORREGIR EL RUMBO

A seis meses de las elecciones de 2014: Roberto Lombana G.

Faltan casi seis meses para las elecciones generales del 4 de mayo, en las que los panameños debemos escoger a nuestros representantes de corregimiento, alcaldes, diputados y al próximo Presidente de la Nación. Al respecto, teníamos la promesa de los políticos de que no someterían a los ciudadanos a dos años de campaña, pero poco demoró esto.

El Gobierno y el partido oficialista se han dedicado a fortalecer su posición durante esta administración, tras haber derrotado de forma contundente a su principal rival el PRD, al que dejaron completamente desorganizado. No habían completado los dos años de gobierno cuando crearon otro contrincante, al romperse la alianza con los panameñistas. Esto fue un retroceso político, porque dio tiempo para que ambos grupos se reorganizaran y comenzaran a presionar por todos los frentes. Por motivos hartos conocidos, los diputados, ávidos de partidas circuitales que le aseguraran una reelección y otras prebendas, saltaron al oficialismo llenando estas filas, en su mayoría, de políticos inescrupulosos que presionaron y han seguido haciendo fuerza por mantenerse en el poder. En el camino cayó también el Molirena que, sin darse cuenta, prácticamente se quedó sin partido.

Todos estos eventos político-partidistas no fueron óbice para que los planes gubernamentales, anticíclicos, para enfrentar la crisis económica y mundial que en 2009 golpeaba y aún lo hace a Europa y Estados Unidos, así como al resto del mundo, hayan soportado con éxito que toda la fuerza laboral del sector construcción y sus proveedores locales mantuvieran su empleo y, a la vez, generaran más. Es notorio que las mejoras en la infraestructura vial, hospitales, escuelas, el Metro y la ampliación del Canal dieron en el clavo al sostener el empleo y, a la vez, ser los agentes que catapultan hacia el pleno empleo. Mantenemos cifras de crecimiento envidiables para muchos países. A pesar de todo lo anterior, se ha cuestionado la transparencia con que se dieron estos contratos, sumándose la inseguridad y la inflación que nos viene de afuera.

Sin profundizar en el estilo de gobierno, este abrió la brecha por donde el político sagaz e inescrupuloso de bando y bando ha creado una inestabilidad peligrosa para toda la sociedad y más aún contra las instituciones democráticas, llevando a un enfrentamiento en el que perdemos todos. Cuando se disputa el poder político, se la juegan y en ese tira y jala están tanto los de oposición como los del gobierno, cercenando derechos y buscando oportunidades de anular al otro, sin tomar en cuenta que el pueblo que vota sabe pasar facturas ante estos abusos, por lo que veo dificultad en que haya muchas reelecciones. Queda, entonces, saber quién ganará la Presidencia.

Desde 1989 se aplicaron políticas de Estado para ir dándole forma a la reconstrucción del país; destacándose la prohibición constitucional del Ejército, el lavarle la cara al Tribunal Electoral (TE) y a la Fuerza Pública, así como hacer nuevas reglas para los partidos políticos. Se hizo, y logramos torneos electorales prístinos en 1994, 1999, 2004 y 2009. Así como referendos en 1992, 1998 y 2006 que cimentaron aún más nuestra democracia.

De igual forma, se le dio una capacitación a todos los miembros de la Fuerza Pública y a los delegados electorales, siendo los ejemplares guardianes de la democracia durante todo el proceso electoral. Sin embargo, en los últimos años, observo con preocupación que la Fuerza Pública está más presente en cada evento político-electoral, inclusive, hay medios que la llaman los garantes de la democracia. Craso error, y a la vez tiran al olvido lo que nos pasó cuando los militares se nos colaron en 1968 por 21 años. Todo el daño que hicieron los debe mantener por siempre al margen de cualquier evento político–electoral, ya es el TE el que pone las normas y es el verdadero garante.

Desconozco en este momento si el Servicio Aeronaval, el Senafront, la Policía Nacional y el SPI reciben instrucción de esa parte oscura de la historia que los señalará siempre, ya que desde 1992 que empezó este reciclaje, esas generaciones han pasado a retiro. Es importante la docencia para estos cuerpos armados y mantenerlos al margen de lo que a materia electoral se refiere. Al mismo tiempo, el TE debe ejercer todo el peso que le otorga la ley para que esto se dé.

En días pasados, ya rayando en el querer provocar un estallido social, se dan problemas e intromisiones de la Corte contra el TE, que con gallardía “puso la pica en Flandes” y recibió el apoyo ciudadano, algo que los partidos de oposición aprovecharon para colarse en la protesta. Esperemos las rectificaciones del caso y que se vuelva la normalidad.

Hemos escuchado al Presidente de la República decir que garantizará unas elecciones libres y transparentes y que se honrará, al entregar la banda presidencial a quien resulte electo. Sin embargo, la pasión política de la masa que desea seguir en el poder puede llevar esto al traste, si de parte del Ejecutivo no se dan las reprimendas, y si las direcciones de los partidos oficialistas no se mantienen dentro de lo que ley y las buenas costumbres aconsejan, para evitar incidentes que los pescadores en río revuelto esperan.

Quedan seis meses para que todos los actores en esta llamada “fiesta electoral” corrijan el rumbo, planteen sus ideas con claridad, las discutan con objetividad y el día de las votaciones acudan con entusiasmo. Los que no alcancen el triunfo, deben aceptarlo con hidalguía. Panamá se lo merece.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código