PROTEGER LA CREATIVIDAD

Los ‘millennials’ y la propiedad intelectual: Ana Carolina Guerra Saavedra

Desde joven y adentrándome al mundo del derecho, me interesó la propiedad intelectual, pues es una rama del derecho que me enganchó por ser moderna, flexible e innovadora. Entonces, en agosto del año 2015, cuando asistí a la Feria Internacional del Libro en el centro de convenciones Atlapa, pude percatarme de cuánto material didáctico hace falta en esa materia.

Con sed de aprendizaje, entré a esa feria en búsqueda de los mejores libros sobre propiedad intelectual. Como el evento se realiza en Panamá, imaginé que podría encontrar libros de autores panameños, porque siempre busco el producto local primero. Visité más de 10 estands jurídicos y, para mi sorpresa, los vendedores no tenían nada o casi nada.

No podía entender cómo era posible que una feria tan grande y concurrida no contara con libros nacionales de un tema tan importante y, más a mi abono, cuando todos los libros constan de derecho de autor, cuando todas las editoriales tienen su logotipo y marca, cuando todo lo que rodea a estas ferias son eslóganes y nombres comerciales.

En ese momento caí en la cuenta de que las personas en nuestra sociedad, específicamente las de mi generación, todavía no tienen claro lo esencial que es la propiedad intelectual en nuestras vidas, negocios o diario actuar. Cada vez que elegimos un producto en el supermercado, cada vez que elegimos un servicio personal, cada vez que compramos ropa para nosotros o para nuestros hijos pensamos en ¿qué marca de pantalón es buena? ¿De qué calidad es el servicio en este restaurante?

Según el abogado especialista en esta materia, Rodolfo Lizarazu, la propiedad intelectual es una disciplina que busca proteger las producciones del talento, del esfuerzo, del ingenio y de la destreza humana, lo que confiere a su titular el monopolio y la exclusividad sobre ellas, de tal forma que se le retribuya el tiempo, el esfuerzo y los recursos invertidos para desarrollarlas.

Es fundamental comprender que nuestras producciones pueden ser protegidas en formas y por períodos que ni siquiera imaginamos, y muchas veces el no saberlo puede traer consecuencias graves. En la actualidad, las marcas y las patentes son uno de los bienes más valiosos y poderosos en la evaluación de las empresas. El mercado necesita esta protección para poder individualizar los productos y servicios, y diferenciar la calidad. Nos permite asociar productos con fabricantes y perseguir un linaje propio de nuestro gusto y preferencia. Esto lo vivimos todos los días, quizás sin darnos cuenta ni percatarnos de que todos nos aferramos a la calidad que brindan ciertas marcas en particular.

Es aquí que encontramos la conexión que tienen los millennials con la propiedad intelectual. La generación de los millennials es un grupo lleno de jóvenes tecnológicos y transformadores. Se dice que estos cambiarán el mundo y que marcarán el futuro, pero ¿cómo vamos a participar en el cambio desde Panamá, si no contamos con todas las herramientas necesarias a nuestro favor?

Esta herramienta, básicamente, sería motivar la investigación en materia de propiedad intelectual que dé como resultado materiales didácticos para incentivar la producción en las actividades tecnológicas e innovadoras de los jóvenes que viven en nuestro país. La mayoría de los jóvenes dominan la tecnología sin saber de dónde sale esta, sin saber quién la posee y cómo o porqué la posee. Se vuelve transcendental que este grupo social tome en consideración el cambio que necesitamos en esta materia, ya que es un tema relativamente “nuevo”.

Es necesario colocarnos a la par de países como Estados Unidos, Colombia y España, que han desarrollado el tema de la propiedad intelectual de un modo sorprendente, rompiendo barreras y brindado a sus estudiantes material de primera categoría. Es importante que este tema esté desarrollado, puesto que al contar nuestro país con un índice y calidad de inversión, los inversionistas deben sentir que sus ideas, creaciones, secretos industriales y demás están protegidos. Más aún cuando nos encontramos en una era digital que continúa creciendo y en la que muchas veces todo se obtiene con un solo clic.

Es hora de ofrecerles a nuestros millennials aquel tipo de docencia y poder ofrecer a todos los empresarios internacionales más opciones a la hora de invertir y proteger los frutos de su ingenio.

Como millenial, confío plenamente en mi generación y su trabajo; y sí, creo que marcaremos el futuro de una manera impresionante, siempre y cuando podamos conseguir más herramientas que nos ayuden a dar ese paso hacia adelante, y ojalá estas sean nacionales. Panamá está creciendo no solo en estructura, sino que debemos crecer intelectualmente de la misma manera.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código