FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Ver aquí

UNIVERSIDAD DE PANAMÁ

¿Dónde están los millones?: Dorindo Jayan Cortez

Hay quienes piensan que por defender a la Universidad de Panamá (UP) estamos defendiendo al rector. O que si no la defendemos, estamos en contra de la autoridad. Estas visiones reducen la complejidad de un problema mayor, además de ocultar un asunto central para el fortalecimiento de la principal institución de docencia superior del país. Nos referimos a una acertada política de Estado que dé el valor que tiene la educación superior, para el desarrollo nacional.

También se supone, de manera equivocada, que al resaltar la naturaleza autónoma de la institución, en medio de un panorama de confrontación, es porque se está en contra del ente fiscalizador y de su papel de transparentar los procesos. Por el contrario, compartimos esa importante tarea para superar un quinquenio presidencial repleto de anomalías en las finanzas públicas.

Al hablar de la UP nos referimos al espacio de las oportunidades para la juventud, aquel que le permite a la gente humilde hacer realidad sus sueños y vivir la vida de una manera más humana. En ella están en juego los reales intereses de la población pobre y la de estratos medios. Son beneficios cumplidos en medio de muchas limitaciones, y de recursos que son insuficientes para enfrentar el deterioro de las infraestructuras y la falta de equipos. Por esto, a los presupuestos históricamente insuficientes se debe anteponer la sostenibilidad presupuestaria; así como lo tienen en sus constituciones las universidades de la región, para impedir que sean presas de las incomprensiones de momento.

Cuando se nos compara con otras realidades, por ejemplo, hay que decir que en Panamá no hay correspondencia entre el crecimiento de los presupuestos generales del Estado con las asignaciones que reciben las universidades oficiales. Mientras el presupuesto general de la nación creció en $11 mil millones, entre los años 2004 y 2014 (de $6 mil millones a $17 mil millones), las finanzas de la UP solo aumentaron 74 millones en ese mismo período (de $108.4 millones a $182.2 millones), cayendo su participación (respecto al presupuesto general) al 1% en 2014, cuando en 2004 era de 1.8%.

Entre 2004 y 2008, y de 2008 a 2012, el PIB se duplicó, pasando de $23 mil millones a más de $42 mil millones. Y ahora, el Gobierno ha señalado que en su primer año hizo inversiones por $4 mil millones. En medio de ese anuncio positivo y de cifras elevadas, ¿qué ocurre con UP? Las limitaciones se exponen al conocer que de los presupuestos recibidos en los últimos años resta tan solo entre el 5% y el 7% lo que resulta insuficiente para atender a un sistema que cubre todo el país. Si a esa realidad agregamos las restricciones a los esfuerzos propios, por ejemplo, se recortaron $5 millones de autogestión para incluirlos en el presupuesto, ello podría dar al traste con la UP, institución que solo en 22 años, de 1990 a 2012, graduó a 139 mil 596 panameños. Son jóvenes que, al final de sus carreras, lanzan al aire su birrete en señal de alegría por la meta alcanzada. Esta es la esencia del desarrollo nacional.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código