PREGUNTAS SIN RESPUESTAS

Las minas del rey...: Gonzalo Soto

La mina de Cerro Quema con reservas probables de aproximadamente 745 millones de dólares, únicamente en oro, es un valioso botín para los inversionistas extranjeros y para nuestra voraz clase política. ¿Cuánto y qué le va a quedar a Panamá?

La ley –pureza– para esta mina en cobre y oro es de 1% y 0.3 gramos/tonelada, respectivamente. El 99% serían colas –residuos– que quedarían en Panamá.

Para recuperar el oro y cobre –diseminados en partículas sumamente pequeñas– se deforestarán hectáreas de selvas vírgenes para extraer el mineral –dinamitarlo, triturarlo y molerlo– produciéndose polvos que se diseminarán a merced del viento y provocarán una contaminación permanente, similar o peor –lluvia de polvos–, a la producida por una antigua planta cementera en la carretera Transístmica.

El material pulverizado “se lavará” con químicos diversos –cianuro, ácido sulfúrico, etc.– para extraer selectivamente los metales valiosos. El resto contaminado y sin valor se devuelve a vertederos en donde la lluvia se encargará de filtrar los químicos al subsuelo, ríos y mares aledaños.

Recientemente se reaprobó alegremente el Código Minero, sin considerar los daños de esta contaminación. ¿Podrá el ganado beber aguas de los ríos? ¿Podrá el agua utilizarse para regadíos agrícolas? ¿Serán comestibles los productos marinos? ¿Las aguas se podrán potabilizar para consumo humano?

Los minerales enriquecidos se trasladarán a los países propietarios de las mineras. El precio de venta y volumen total serán estipulados por el comprador, es decir, las mineras en sus países de origen. Los gastos podrían inflarse para disminuir los precios a pagarnos en regalías, impuestos, concesiones u otros: costos de producción, de transporte en sus propios barcos, etc.

¿Tendremos los mecanismos para recibir a cambio de nuestros minerales un precio justo y evitar la contaminación?

Después de 23 años mínimos de explotación –vida útil estimada de las minas– tendremos miles de hectáreas inservibles; ríos y costas contaminados.

¿Dejaremos solos a los indígenas en esta lucha? ¿Permitiremos el regalo y desperdicio de parte del territorio nacional?

Hace poco se cedió, en silencio y a espaldas de las comunidades afectadas –con EIA sesgados–, múltiples ríos para hidroeléctricas a copartidarios y donantes de campañas electorales. ¿Repetiremos la historia?

Si no nos hemos desarrollado con el canal, la zona libre, el sector bancario, el comercio etc... ¿serán las minas la panacea? ¿Es necesario explotarlas para desarrollar al país o servirán, únicamente, para aumentar el número de millonarios existentes en los partidos políticos?

¿Cuáles son los motivos que llevaron a nuestros honorables a aprobar una ley minera en contra del sentir de muchos panameños? ¿Qué motivos tenía nuestro Presidente para llamar a su homólogo extranjero, notificándole inmediatamente la aprobación de la anterior –y derogada– ley minera?

Demasiadas preguntas sin respuestas en un tema que nos afectará a todos los habitantes de Panamá.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código