VERDUGOS DE LA POLÍTICA

Por la misma razón: Mario Velásquez Chizmar

La víctima: la política. Los verdugos: los políticos. Buscar el bien común se ha convertido en una especie de partido de fútbol. Gana quien más goles meta. Engañar es más importante que actuar con franqueza. Sus propios protagonistas se han dado a la tarea de envilecer su naturaleza. Política es sinónimo de lo más repulsivo de la conducta humana. La realidad es que política distinta es a políticos. Estos, cuya popularidad sigue en picada, todavía no han podido cubrirla de dignidad. Simplificando la política como la competencia por la dirección en el manejo de la cosa pública, nuestros dirigentes no logran alejar los fundados temores ciudadanos de que en este entramado prima el interés individual sobre el general.

La política se calentará este nuevo año. Los políticos tendrán otra oportunidad de oro para demostrar que entienden a cabalidad su papel en el desarrollo democrático del país. ¿Será que lo logran? ¿Superarán el lastre del clientelismo? ¿Podrán ofrecer algo distinto al fraude y la mentira del Gobierno? ¿Serán más de lo mismo o mostrarán conductas novedosas y sanas? A lo mejor meten un gol, ganan y los ovacionan, pero retornará la decepción y los reclamos sociales volverán con igual tono. No es de extrañar que después se cuenten más edificios y megaproyectos, junto a más desigualdad, marginación, atraso educativo e injusticia, con similares casos de corrupción.

Y ahora los “independientes” presidenciales. Independientes solo son de los partidos políticos en pugna. Las inclinaciones ideológicas persisten, y presentan opciones validadas para las mismas reglas del juego y desprovistas de organización nacional. Lamentablemente, no se pueden desprender de aquellos valores y costumbres que están oxidando la política. Un país no puede ser dirigido por un sindicato. Un gobierno, por definición, debe ser más amplio y representativo. Nada se avanza con reemplazar la mafia de los ricos y poderosos por grupos de aguerridos e irracionales sindicalistas que han probado su intención de construir sobre cenizas. Este pueblo desea progresar en paz.

Los políticos han contribuido al crecimiento de la desconfianza popular hacia la institucionalidad democrática y el vigor de las leyes del libre mercado. ¿La solución es destruirlas? Se trata de repartir equitativamente los beneficios del alto índice de crecimiento con que cerró el año 2012 y evitar la brutal expansión de la desigualdad, en rentas y patrimonio, oportunidades y resultados. ¿Habrá propuestas concretas al respecto en la oferta electoral de los políticos que inician su carrera este año? ¿O la respuesta será jamones y bolsas de comida o melodiosas invocaciones a un Panamá metafísico? ¿Seguirán en el olvido los objetivos finalistas de la economía, la “buena vida” a que se refería Keynes? ¿Sus ofertas movilizarán el ánimo de la gente o serán armas eficientes para mantenerla dormida? Los políticos ayudaron a crear la sensación de pérdida de la inocencia, de los valores sociales y de la calidad de la democracia, que hoy impera. Alguien dijo: “Los políticos son como los pañales: hay que cambiarlos periódicamente, y por la misma razón”.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Jul 2018

Primer premio

5 9 6 0

CABC

Serie: 19 Folio: 9

2o premio

3358

3er premio

4744

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código