QUEJA CIUDADANA

El ´negocio y la rebusca´, tras la falta de estacionamientos: Ernesto Alvarado

Si se hiciera una encuesta entre la población y se le preguntara cuál debe ser la prioridad de la Autoridad de Tránsito, estoy seguro de que la respuesta más votada sería resolver el problema del transporte masivo, el Metro Bus. Es decir, que todos sus esfuerzos o la mayoría de ellos debiesen estar encaminados a que Mi Bus cumpla con lo pactado y se convierta en un sistema “cómodo, seguro y confiable”.

La segunda sería resolver el problema de estacionamientos o la falta de ellos. Y, tal vez, este no sea tan fácil como el anterior punto, porque es un hecho de arrastre, originado en la falta de planificación de la ciudad y en la irresponsabilidad de los ingenieros municipales del pasado. Aquí a nadie se le exige agregar estacionamientos a los edificios. La demanda es grande, por eso, los ofertantes se aprovechan de poner precios altos, para que el que pueda pague.

En el área bancaria, por ejemplo, la mayoría de los estacionamientos de alquiler está contratada por empresas que los reservan para sus colaboradores. Incluso, hoy día, cuando se negocia una compensación laboral, además del salario, se incluye este beneficio.

Siendo así, no me parece justo que el Tránsito asigne agentes –esos que se visten de azul y celeste–, para que atormenten a los trabajadores de clase media por estacionarse en áreas prohibidas. Conozco el caso de dos o tres oficiales de estos que, boletas en mano y acompañados por un grupo de hasta cuatro grúas, se pasean por el área bancaria poniendo multas y levantando cuanto carro haya mal estacionado. Se trata de otro duro golpe para la clase media, la trabajadora, la más golpeada.

Entiendo que debe haber orden y que las reglas son para cumplirse, pero proporcionen las alternativas. Un empleado, simplemente, no puede pagar entre 100 y 125 dólares mensuales por estacionar su carro. Eso no forma parte de la canasta básica y si el Metro Bus funcionara como debe ser, más gente lo usaría.

La pasada semana, una muchacha llegó justo cuando acababan de montar su carro a la grúa. El oficial no quiso bajarlo porque dijo que ya lo habían montado. Es decir, multa y grúa. Pero, la dueña ya estaba allí para llevarse su carro y despejar la vía, que presumo era el interés principal del responsable oficial de tránsito. Pero, claro, si bajaba el carro, perdía su salpique.

Como yo soy mal pensado, me imagino que los dueños de estos negocios que brindan estacionamientos llaman a los oficiales de tránsito para que pongan las multas, así obligan a que más gente los contrate de manera permanente y, por ende, hay “salpique para los oficiales”. Los señores dueños de grúas deben dar una jugosa tajada al oficial que tanto negocio les procura. Me llama la atención que, a pesar de tantas compañías de grúas que hay en Panamá, siempre son las mismas las que acompañan a los oficiales. Mi conclusión es que el problema de unos es el negocio de otros, y la rebusca, de algunos. ¿O no?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

AEROPUERTO Despega operación de Taeca

Se trata del primer vuelo comercial  e internacional que se realiza desde la terminal aérea colonense.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código