DERRUMBE

Los orates no son más: Rolando Anguizola B.

Conforme con su personalidad, Ricardo Martinelli, líder absoluto de Cambio Democrático, pretendió erigirse durante su mandato presidencial como único y máximo dirigente del país. Para evitar disidentes y estrellitas armó un Gabinete de gente pálida y perfil borroso, y nombró a sus allegados incondicionales en la Contraloría, Procuraduría, Corte y demás instituciones estatales. Sin mayores vínculos con las fuerzas vivas del país.

El mediocre funcionariado estaba muy distante de ser o entender a los pesos pesados de las actividades públicas y privadas, gente que se destaca en el mundillo intelectual de la jurisprudencia, enseñanza, filosofía política, planificación, economía, banca, informática, comunicaciones.

En apego a ese personalísimo proyecto, se rodeó de un círculo privado formado por “jefes de la industria” que se dedican a los negocios que, en las alturas del poder, suben como burbujas hasta el borde de la copa; contratos a dedo o por invitación; compra de radares; venta de terrenos a floristas; comidas momificadas; viaductos marinos y un largo etcétera. En esa oscura etapa del proyecto ocurrió algo jamás visto, el inquilino del palacio usando su poder introdujo al país negocios novedosos y lucrativos por el estilo del etanol, minería, etc. A la par montó una red propia de periódicos, televisoras, radioemisoras, ignorando que sin el peso específico de aguerridos periodistas, estos medios de comunicación son cuerpos sin alma que el pueblo repudia.

El mesiánico personaje puso en marcha otro capítulo del proyecto relegando al conocido plano de tonos mortecinos a sus proverbiales aliados liberales, solidaroski molirenas y virtualmente ejecutó a los arnulfistas echándolos del templo al mismo tiempo que sonsacaba a sus dirigentes de base.

Al PRD también le restó diputados y figuras políticas clave, irrespetó la persona del secretario general Juan Carlos Navarro y, en público, lo tachó con irreproducibles epítetos, a la par que lo acusó de vendido a su propio gobierno.

De las constantes ráfagas de andanadas verbales no se salvaron los “empresaurios” y otros dirigentes civiles acusados de pretender cogobernar.

Careciendo de sesos para contribuir con el país intelectual, el gobierno se volcó al materialismo levantando infraestructuras de cemento. El tesoro nacional, en manos flácidas y rotas, fue despilfarrado y la deuda pública se duplicó a $20 mil millones, dibujando el espejismo de un desarrollo inexistente. El número uno estaba feliz, tenía bajo sus zapatillas todos los elementos del mando incluyendo ultramodernos servicios informáticos de espionaje, un bien cebado estamento armado y, en cuanto al populacho, el cinismo, la propaganda goebbeliana y el clientelismo “ajamonado” le garantizaban apoyo incondicional.

El país estaba ¡listo y frito!, disponible para la entronización del fascismo a la panameña. El triunfalismo era evidente, anulada la oposición política. En ese plácido mar de leche nada hacía presagiar el hundimiento del destroyer oficialista. Un fatídico 4 de mayo de 2014 el huracán de la derrota los despojó de sus vestiduras y, desnudos, van a paso lento, pero seguro camino de La Gran Joya. ¡Pueblo malagradecido!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código