BUEN INICIO

La palabra empeñada de Varela: Belisario Herrera A.

Nuestro pueblo es sabio, hasta donde le he podido tomar el pulso en sus emociones. Luego de la toma de posesión del presidente Juan Carlos Varela, cierto es que hay una latente alegría en su corazón, pero al mismo tiempo aflora un escepticismo justificado por tantos desengaños de parte de los gobiernos que han ocupado el Palacio de las Garzas, con regímenes que solo responden a los partidos oligárquicos.

La incipiente alegría a que aludo, muy justificada de las masas, es porque pudo librarse en las pasadas elecciones de un mandatario corrupto y tan lleno de cinismo, que apuró el paso para disfrutar de inmunidad en el llamado Parlamento Centroamericano, dejando algunas dudas por la forma en que fue juramentado, lo que remarca su baja catadura moral. No hay para qué nombrarlo, ya sabemos a quién me refiero. Su cinismo tan reconocido le impide tener un ápice de vergüenza y, en lugar de tomar el camino del anonimato, se presenta muy orondo, como los delincuentes que niegan todas sus fechorías sin arrepentimiento alguno.

El largo discurso de Varela, dentro del derroche de lujo que se desbordó, tiene algunos simbolismos que provienen de sus raíces familiares y su origen rural. Se educó bajo ciertos principios morales que moldearon su personalidad, como el hombre de bien que debía ser, con una acrisolada conducta en el ambiente familiar y social, con proyección hacia el Estado, si la suerte le daba la oportunidad de ocupar un cargo de importancia y, como cosa del destino, lo logró en buena lid.

Hubo un trasfondo en las palabras del Presidente al tomar posesión, al dejar ver que no hay (como piensan algunos) “borrón y cuenta nueva” con respeto a todos los actos de corrupción en los que el exmandatario incurrió, junto con la mayoría de su equipo de gobierno, por lo que deben ser llevados al banquillo de los acusados. No importa el tiempo que dure el proceso en los tribunales, pues no se trata de una simple querella de corregiduría, sino de crímenes de lesa humanidad contra el pueblo panameño, y otros en los que, incluso, se dejó mal parada la imagen del país a nivel internacional con el caso que tanto suena en Italia.

Fue un paso trascendental e histórico haber destronado a un pésimo gobernante el 4 de mayo en las urnas. Lo intuyo de gran dimensión, y aún nos parece increíble que hayamos logrado semejante triunfo, en favor de nuestra democracia, porque realmente el presidente defenestrado tenía un comportamiento tiránico, con el que logró meter en muñeca a los poderes del Estado, cuyos encargados seguían sus dictados al pie de la letra.

Esperamos que Juan Carlos Varela, quien inició su mandato con buen pie en la Presidencia, tenga presente que el pueblo no aceptará un acto más de corrupción. Él parece entenderlo así, en lo hondo de su espíritu.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código