CASO NORIEGA

De tal palo...: Betty Brannan Jaén

WASHINGTON, D.C. –No sé si debí sentirme aludida en un artículo que Thays Noriega publicó el 6 de julio en La Estrella. Ella allí describe una mujer que constantemente escribe desde el extranjero, aparentemente motivada por “8242 días de atracción fatal por el MAN”. Siento que no hay posibilidad alguna que eso se refiera a mí, porque ni siquiera la cabecita más hueca, más entregada a la cloaca, y más influenciada por las perversiones de un padre como Manuel Antonio Noriega puede haber contemplado por un solo segundo que lo que me motiva a escribir del caso Noriega es una “atracción fatal” por semejante reptil.

Supongo que será un mal de familia, porque el mismo Noriega, según he leído, acostumbraba deleitarse con fantasías de perversiones sexuales; de allí venía, por ejemplo, su afán de amenazar a los presos políticos con violación. Los que nos opusimos a su dictadura, por otro lado, lo hicimos motivados por fantasías de un Panamá respetuoso de los derechos de sus ciudadanos, no gobernado sangrientamente por un tirano que había vendido su persona a la CIA y su país a narcotraficantes colombianos. Lamento que valores como libertad, derechos humanos y justicia excedan el alcance intelectual de la familia Noriega, pero estos jugaron un rol vital en la lucha por deshacernos de la dictadura y todavía motiva a que muchos panameños sigamos en la lucha, aunque la vida nos haya llevado lejos de Panamá.

Otra cosa que la joven Noriega aparentemente aprendió de su padre es decir que la verdad es mentira. En sus memorias, Noriega se queja de que las televisoras estadounidenses, repetidamente, lo mostraban agitando un machete. “Repítelo mil veces... y ganarás la guerra psicológica, pero la imagen era un fraude”, escribe Noriega, como si aquello del machete hubiera sido falso.

La joven Noriega utiliza la misma táctica en su artículo, al escribir esto: “Jamás he escuchado decir de la boca de Manuel Noriega... que desea retirarse a una hamaca a jugar con sus nietos. Pero una mentira repetida muchas veces se puede convertir en una verdad para los incautos”. Ella, convenientemente, omite señalar que el origen de esa supuesta “mentira” fue nada menos que el abogado defensor de su padre, Frank Rubino. Noriega “quiere sentarse en su balcón en una mecedora con sus nietos”, dijo Rubino a The Miami Herald (11 de marzo de 2004). “Solo quiere sentarse en su balcón y jugar con sus nietos”, dijo Rubino a BBC (27 de abril de 2010). “Quiere regresar a su país, sentarse en su mecedora, gozar de sus nietos, y ser un viejo estadista”, dijo Rubino a National Public Radio (25 de julio de 2007). Quien haga una búsqueda de dos minutos en Google encontrará esas citas y otras más, porque ese cuento de un Noriega inofensivo jugando con sus nietos ha sido arma propagandística de Rubino por muchos años. Como bien observan las familias Spadafora y Giroldi, a ellos también les gustaría que Hugo y Moisés pudieran estar gozando ahora de sus nietos.

Pero en sus memorias, Noriega niega responsabilidad por esos asesinatos y por todo lo demás que ocurrió bajo su tiranía. Allí, como en su perorata durante el juicio en París el año pasado, Noriega ni siquiera admite que su gobierno era ilegítimo. En París, Noriega osó alegar que en 1988-1989, él “estaba buscando la figura política para llevar al país a la democracia por elecciones populares”. Hasta entonces, declaró Noriega, el sistema de gobierno en Panamá había sido –por Constitución– un poder compartido entre “el presidente político y el mando de las Fuerzas Armadas”, con las dos partes trabajando “en equipo”. Según él, “el papel del presidente era un papel administrativo... debidamente coordinado con las Fuerzas Armadas”. Noriega hasta dijo que esto era “un sistema agradable”.

Un hombre así –todavía entregado a la maldad y a la mentira– no merece nuestro perdón.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código