ÍMPETU CULTURAL

El auge del cuento panameño escrito por mujeres: Enrique Jaramillo Levi

Hace poco se realizó con éxito en la Universidad Tecnológica de Panamá, durante cuatro días consecutivos, un congreso internacional de críticos literarios nacionales y extranjeros, quienes examinaron mediante conferencias y ponencias presentadas en mesas redondas algunos aspectos de la obra cuentística de al menos 15 destacadas escritoras panameñas de diversas edades y profesiones. Muchas de estas, para deleite del público, a su vez leyeron cuentos de su propia autoría.

La razón de ser de la actividad cultural fue, y sigue siendo, el impresionante auge que en las últimas dos décadas ha tenido este difícil género literario en nuestro país, tomando en consideración el hecho de que aproximadamente el 40% de esa producción la realizan talentosas autoras, cuyo aporte a las letras nacionales merece ser estudiado y promovido dentro y fuera de nuestro país.

El primer libro de cuentos escrito por una panameña fue Terruñadas de lo chico, de Graciela Roja Sucre, publicado en Santiago de Chile en 1931. Tuvieron que pasar exactamente 31 años más, antes de que otra escritora nacional publicara Yesca, de Moravia Ochoa López (1962). Esta autora y Bertalicia Peralta, excelentes poetas ambas, dominan modestamente la escena cuentística femenina en las décadas del 60 y 70 del siglo pasado, y se constituyeron (sin proponérselo) en las fundadoras del cuento femenino panameño moderno.

Después aparecen en el panorama de nuestras letras narradoras de ficción breve como Rosa María Britton, Consuelo Tomás, Giovanna Benedetti, Beatriz Valdés e Isis Tejeira, con racimos de cuentos sobresalientes por innovadores en su densidad, compromiso social y humano, y por su maestría en el oficio escritural. Le siguieron autoras sobresalientes como Melanie Taylor, Lupita Quirós Athanasiadis, Isabel Herrera de Taylor, Alondra Badano, Amparo Márquez (seudónimo de Delia Cortés), Yolanda Hackshaw, Aida Judith González Castrellón y Marisín González, entre otras, quienes se distinguen por la variedad de temas y la destreza de sus técnicas narrativas.

Luego publicarían Marisín Reina, Digna Valderrama, Gina Paola Stanziola, Rosalba Morán Tejeira, Klenya Morales de Bárcenas, Marisín Villalaz de Arias, Lissete Lanuza Sáenz, Gloria Melania Rodríguez, Lili Mendoza, Isabel Burgos, Enithzabel Castrellón, Annabel Miguelena, Sonia Ehlers Prestán, Maritza López-Lasso, Lucy Cristina Chau, Ana Lucía Herrera, Indira Moreno, Maribel Wang González, Shantal Murillo, Cheri Lewis y Diana Mayora (de solo 18 años, la más joven), de edades y experiencias literarias muy diversas, pero con una clara y coherente visión de mundo cada quién, aun en los casos en que el absurdo parece a veces tomarse la plaza de la realidad sobre la cual escriben. Y la más reciente adquisición femenina en la cuentística nacional es Danae Brugiati Bousoinis, de 70 años de edad, quien hace apenas unos meses publicó un excelente primer libro: Pretextos para contarte. Y por ahí vienen ya otras cuentistas interesantes, hasta ahora inéditas, que no demoran en publicar su primer libro.

Lo importante de este fenómeno cultural es no solo el desenfado en los enfoques temáticos y en el uso del lenguaje, sino la libertad absoluta con la que escriben todas estas mujeres, que han conquistado con claridad ese “cuarto propio” que exigía, para la dignidad de las escritoras de su tiempo, la insigne novelista inglesa Virginia Woolf, sino además la significativa variedad de registros temáticos y de procedimientos narrativos que cada una de ellas ha perfeccionado. Y esto, a la par de un también importante número de sus colegas varones que, como ellas, cultivan con talento la escritura de cuentos, sin duda alguna punta de lanza de los géneros literarios en Panamá.

Cuando la Universidad Tecnológica de Panamá publique, a fin de año, en forma de libro la Memoria del Congreso recién acontecido, el público lector que no pudo asistir tendrá la oportunidad de conocer, de manera individual, las reflexiones y análisis que cuatro críticos internacionales y 11 estudiosos locales han articulado, por primera vez, en torno a lo que escriben en Panamá algunas de nuestras cuentistas más destacadas, pero quienes lamentablemente son poco conocidas en nuestro país. Estamos a tiempo para revertir esta situación y comenzar a leer buena literatura panameña. La proximidad de la X Feria Internacional de Libro, que organiza la Cámara Panameña del Libro para el mes de agosto, será una magnífica oportunidad para ello.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

OPERATIVO Recuperan el cuerpo de pastor y el de su nieto

Sinaproc recuperó los cuerpos.
Tomada de Twitter @Sinaproc_Panama

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código