REFLEXIÓN

El papel del adulto mayor: Julio V. Suárez M.

La Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) designó el 1 de octubre como el Día Internacional del Adulto Mayor. Esta celebración se creó debido al aumento sostenido de la esperanza de vida (estimada en 75%); al elevado número de personas con jubilaciones deficientes que los lleva a la pobreza e incluso a la indigencia; a la presencia de enfermedades crónicas que limitan y deterioran a estos adultos, y a la soledad y el abandono familiar que muchos de ellos experimentan.

Según la ONU, la población actual es de 7 mil 200 millones; de ese total, el 10.5% tiene 60 años o más, y se calcula que para 2025 ese porcentaje se duplicará al 23%. Esto ha impulsado a los gobiernos a crear leyes que proporcionen mayor atención y beneficios a los adultos mayores.

En Panamá, el Censo de Población del año 2011 demostró que el número de habitantes era de 3 millones 405 mil 813, y que el 10% era de adultos mayores.

La Constitución contempla la salud, la seguridad y la asistencia social de sus ciudadanos. Los artículos 109, 110, 113 y 117 hablan de proveer una atención óptima, medicamentos de buena calidad y alimentación y viviendas adecuadas, según las necesidades de cada área poblacional.

La Caja de Seguro Social (CSS), entidad creada por el Dr. Arnulfo Arias Madrid el 21 de marzo de 1941, tiene entre sus fines específicos velar por la promoción, prevención y participación social de la salud, así como ofrecer un tratamiento óptimo, oportuno y adecuado a los enfermos. Otro de sus objetivos es garantizar el futuro y la seguridad de sus asociados y familiares, creando los fondos necesarios para proporcionarles jubilación digna y decorosa.

Pese a estas disposiciones y leyes, vemos que a muchos enfermos, jubilados o no, se les dificulta obtener medicamentos de buena calidad para el tratamiento de enfermedades crónicas como la diabetes, la hipertensión arterial, el cáncer y la insuficiencia renal, por el desabastecimiento en las farmacias de los hospitales de la CSS y del Ministerio de Salud, aunque muchas veces aparezcan en el cuadro básico.

Es injusto que las personas que han trabajado durante 30 años o más, cumpliendo a cabalidad con sus labores y con el pago de sus cuotas reglamentarias a la CSS, tengan prácticamente que mendigar y sufrir porque el dinero no les alcanza para cubrir necesidades básicas. También es lamentable que las leyes estatales no contemplen aumentos programados en las pensiones acordes con la elevación del costo de la vida y la devaluación del dinero.

Al parecer, los adultos mayores están destinados al olvido, no solo por parte del Estado, sino en ciertos casos de sus propios familiares, quienes los abandonan a su buena o mala suerte sin tomar en cuenta su sabiduría, su experiencia y las necesidades propias de su edad.

La originaria leyenda de Bali afirma que “No debemos sacrificar a nuestros ancianos en el altar de los cálculos financieros”. Es maravilloso contar con ancianos y abuelos sabios que nos sirvan de orientación. Siempre los necesitaremos para ensamblar los trozos sueltos de nuestras vidas. Si faltan los ancianos sabios, la sociedad pierde capacidad para intuir la medida correcta de las cosas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código