INDIFERENCIA

¿Donde están los partidos políticos?: Luis Alberto Morán A.

Basta observar un noticiero por televisión, leer un medio impreso y reunirse con amistades y allegados, para recordar los diferentes problemas que nos aquejan como país y que siguen siendo preocupación para los panameños, que demandan una solución a corto plazo. Ante ello me suelo preguntar, ¿dónde están los partidos políticos?

En lo personal y a nivel colectivo, no los vemos cerca a los problemas y mucho menos en la búsqueda de la mejor alternativa posible; no los vemos en sus bases, reunidos, consultando entre sus equipos e intercambiando ideas con expertos el contexto actual y futuro del país, para así corregir las fallas que enfrenta la economía y prevenir aquellas complicaciones que puedan venir en el futuro.

No solo no se ven los colectivos políticos, sino que tampoco se escuchan y mucho menos se leen, y me refiero a escuchar un análisis formal de los problemas que enfrentamos como sociedad, así como las diversas alternativas que se pueden tomar para buscar el mayor beneficio social posible, de manera que dicho problema no se agigante y se haga peor más adelante. Si el tiempo pasa, ¿por que no lo mejoramos?

Los partidos han dejado de comprender la importancia económica que tiene Panamá, su ventajosa posición geográfica, el uso del dólar, su estabilidad macroeconómica y una democracia estable. Estos colectivos han dejado de visitar las comunidades para dialogar sobre los problemas como, por ejemplo, los índices de pobreza por la falta de oportunidades laborales y de ingresos adecuados, principalmente en el interior del país.

Los colectivos ya no visitan los hospitales ni los centros de atención médica para medir el grado de efectividad de los servicios que ofrecen, para medir la cantidad de médicos por habitantes y la disponibilidad de medicamentos e insumos.

Mucho menos han continuado su recorrido en transporte público para medir el tiempo que demoran desde sus hogares al trabajo y viceversa.

Es evidente que los diversos partidos políticos han dejado de escuchar lo que piensa la gente en las zonas urbanas y rurales, así como lo que opinan las comarcas indígenas, donde la mayoría está sumergida en niveles de pobreza.

Se han olvidado de sentarse a escuchar el desempleo en los jóvenes y de pensar en alternativas para generar experiencia laboral para ellos; pareciera que desconocieran el potencial de las mujeres para ingresar al mercado laboral y los cuidados que debe fomentar el país para los adultos mayores.

Están dejando de escuchar al pueblo y solo se están preocupando por el número de inscritos en sus colectivos. Si lo anterior fuera falso, viéramos a los dirigentes políticos en las zonas donde no llega el agua potable, los ubicáramos en los campos de nuestro sector agropecuario apoyando la producción. Los encontraríamos en las escuelas, hablándoles a los jóvenes de valores.

Estos colectivos son una “entidad pública” y los llamados a fomentar la participación ciudadana en la vida democrática, para que la gente participe con sus ideas en cómo resolver los problemas que se enfrentan día a día. Si ellos no fomentan la participación no habrá una activa intervención de la sociedad y se pondrá en peligro la imagen de los pueblos y el buen desempeño de cualquier economía.

Los partidos políticos deben fabricar y reproducir agentes de cambio para un objetivo en común, con mensajes de esperanza y positivismo, que compartan sus ideas y conocimientos para crear un mayor espacio para el debate y la construcción de un mejor país sin los mismos problemas de siempre: acceso a agua potable, falta de electrificación en zonas apartadas y escasos caminos de penetración para facilitar la salida de productos agrícolas.

La vigencia de un partido político no debe caducar. Su participación no tiene límites, debe ser constante, no puede ser solamente en tiempo de elecciones. Deben caminar mucho para hacer kilómetros de experiencia y conocimientos, porque un país debe ser dirigido por los mejores, con amplias capacidades y múltiples virtudes, tanto individuales como colectivas.

No olvidemos que los partidos son equipos y no individuos, están compuestos por una ideología de vida y no por nombres o dueños, como un negocio.

Los partidos se preparan basados en conocimientos y tecnología, y accionan para liderar a las sociedades por las sendas de la riqueza y el progreso de manera ética; buscando siempre el bien común, y no para hacer negocios a costillas del pueblo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código