REFLEXIÓN

La patria...: Domingo M. González E.

No me refiero a la subordinada a la pequeña Colombia y al Mallarino-Bidlack. Mucho menos a la concebida, con sinuosidad, en el artículo primero de la Convención Ístmica, mutilada por un enclave colonial y propuesta con una moneda extranjera. Tampoco a la doblegada por un Silver Roll. No me refiero a la patria de los entorchados, explotada bajo el lema “todo por la patria“. No es aquella, que bajo el “paraguas defensivo del Pentágono” administra el Canal del Anexo A. No es la patria cuya soberanía territorial pende sobre una nefasta “condición”, inserta en los instrumento de ratificación de los tratados Carter-Torrijos, que permite a su “aliado” norteamericano pisotearla. No es la patria que supone en el artículo 315 de su Constitución, que el “Administrado Canal del Anexo A” es un bien inalienable de la nación. No. ... Esa es la patria mancillada, de los viejos senderos retorcidos, donde uno revuelve la mirada y a veces siente espanto.

Me refiero a la patria que, como crisol de razas, solamente produce una nación, una nacionalidad y un nacionalismo. Aquella forjada por Tomás Herrera como primera república. La de Justo Arosemena como un Estado Federal, la de José Manuel Luna y Lucas Prados, que la dignificaron con su tajada de sandía. La de José Agustín Arango, Porfirio Meléndez y demás próceres, con sus tinos y desatinos. La de William Preston Stoute y su sindicalismo anti Silver Roll en la otrora quinta frontera. La de Ascanio Arosemena, Renato Lara y demás mártires del 9 de enero de 1964. La de Rodolfo Nino Chiari, Galileo Solís y Miguel J. Moreno, quienes asumieron una digna y patriótica actitud durante los sucesos del 9 de enero de 1964. La de una nación civilista que, amando la libertad y el respeto que conlleva a una sana convivencia, expuso su vida para dar al traste con una oprobiosa y sometedora dictadura. Es la patria tendida sobre un istmo donde es más claro el cielo y más brillante el sol.

Donde no hay patria, no hay sentimiento colectivo de nacionalidad. Todos los sentimientos colectivos de nacionalidad y aspiración de grandeza, desarrollados en diferentes circunstancias por las personas antes citadas, contribuyeron a forjar la patria panameña, en cuyo crisol aún está pendiente su consolidación.

Desafortunadamente, en 108 años de vida republicana, nada han aprendido los politicastros criollos, quienes una vez llegados al poder, enseñoreándose en ruines apetitos de mando y enriquecimiento, se han dedicado a eclipsar en la nación, todo afán de cultura patriótica.

Que en pleno mes de la patria, el autollamado gobierno de “locos”, discuta en el “intramuros” la repartición de tierras de la patria, como es el caso de “Juan Hombrón”, es retrotraernos a la patria de la Convención Ístmica. A diferencia de aquella, en esta ocasión la extensión territorial de la patria es mutilada no para constituir otro enclave colonial, sino para constituir un enclave o señorío empresarial.

La patria se forja en las escuelas. Una nación sin una buena educación y orientación patriótica, carente además de buenos servicios de salud, ausente de empleos, alimentos, techo y seguridad ciudadana, jamás podrá constituir una patria. Su consecuente actitud respecto a la patria no será más que la indolencia e ignorancia; abonando de esta forma la tierra fértil requerida por los politicastros, para promover el clientelismo, dádivas y paternalismo gubernamental, pavoneada durante 108 años.

“País político o país nacional” es la disyuntiva de la nación. Quiera Dios que la rebeldía de aquellos hombres y mujeres, quienes rechazando el sometimiento ayudaron a forjar la patria en la primera y segunda república, no sea sustituida por el esnobismo, indiferencia y miseria moral que acarrea la politiquería de los malos hijos de la patria. ¡Viva Panamá!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código