ATENCIÓN DE SALUD.

Los patrones de Sandalio

Me imagino que no han olvidado a Sandalio. Aquel tipo que primero dio tumbos por la universidad, luego por los hospitales y finalmente como profesional. Sus conocimientos médicos eran tan escasos que representaba una mezcla entre drama y chiste cada vez que le tocaba atender a un enfermo de los que tuvieron la desdicha de caer en sus manos. A lo largo de los cuatro o cinco artículos donde conté sus aventuras, le aparecieron oficiosos defensores que defendían su oposición al intento de establecer un examen que confirmara si tenía los conocimientos mínimos para ejercer la medicina en Panamá.

Pero, como la mediocridad pareciera contagiarse, resulta que algunos han propuesto lo que sería el sueño de este legendario personaje. Hace un par de semanas, se sugirió que el sistema nacional de salud debía funcionar a través de la "no privatización del sistema" y bajo la demagógica premisa de que "los usuarios decidirán sobre su propia atención de salud". Así en papel, el concepto suena muy bien, pero creo que en la práctica sería imposible que funcionara eficientemente para un sistema público de salud. Explico por qué.

La atención médica es una responsabilidad del Estado. Punto. La provisión de servicios de salud tanto curativos como preventivos debe darse a los pacientes de forma obligatoria y universal, pues partimos de la premisa de que es un derecho de todo ciudadano. Los recursos (muchos o pocos) deben estar disponibles para todos por igual, al margen de que tengan o no trabajo estable y a que tengan poco o mucho. La existencia de medicina privada, no debe ser una excusa para que el sistema público no cuente con las opciones necesarias para atender a cada panameño por igual si éste lo requiere.

Lo de que cada quien se atienda como quiere, suena muy bonito en el papel, especialmente para quienes vivimos en regiones urbanas donde esa multiplicidad de opciones es una realidad. Pero hagamos el ejercicio de qué opciones tendrá para escoger un indígena que vive en Ñurum en la comarca Ngöbé Buglé. Dudo que a esta persona que ve agonizar a sus hijos por una diarrea, le parezca maravilloso que su "derecho a escoger" ofrezca la oportunidad de llevar a sus hijos a la unidad de cuidados intensivos del Centro Médico Paitilla o del Hospital Punta Pacífica afiliado a Johns Hopkins International. Lo más seguro es que, como en Ñurum no habrá muchas ganancias en la atención de salud, estas personas seguirán asistiendo a unas instalaciones paupérrimas, donde reinará una deprimente escasez de recursos tanto físicos como humanos.

Como desgraciadamente esta es la realidad de un porcentaje importante de la población panameña, los intentos que se hagan para resolver el problema de salud deben orientarse primariamente a las necesidades de esos panameños, cuya condición de extrema pobreza y su falta de acceso a los niveles de decisión los convierte en "mudos sociales" de los que nadie se acuerda hasta que ocurre una catástrofe sanitaria o hasta que, cada cinco años, los políticos se acuerden de ellos para darles promesas a cambio de votos.

Y eso si pensamos en áreas rurales, pero para los demás no sería muy diferente. Como cada quien "administraría su propia salud" nacerán los siempre dispuestos intermediarios, quienes ofrecerán "maximizar sus recursos invertidos en salud" y cobrarán por hacerse cargo de esas "diferencias que saldrían de su propio pecunio" a cambio de una "mínima inversión mensual". Por supuesto que estos "planes de administración de salud" estarán llenos de letras pequeñitas que nadie leerá y que servirán para que, cuando sea necesario ir a todos esos hospitales maravillosos para atenderse un infarto de miocardio, no sea posible porque tuvo el colesterol elevado hace cinco años y tiene una "exclusión". El otro aspecto, será que esas mismas intermediarias medirán su éxito en función de los dividendos que paguen a sus accionistas. Por eso, se propiciaría un catastrófico sistema donde el monopolio estará en mano de quienes administran esos programas (y que sueñan con que "no haya huelgas") y, como hacen actualmente las aseguradoras, tratarán de mantener sus ganancias a base de reducir los pagos en medicina preventiva (poco rentable según su visión), buscarán la atención más barata y no demorarán en generar sus "redes de proveedores" donde adivinen quiénes serán contratados... Pues Sandalio y sus amigos, quienes, como no tienen pacientes que los busquen voluntariamente, ofrecerán tarifas preferenciales con la absurda idea (tan bien manejada por los intermediarios) de que así obtendrán "volumen de pacientes", quienes solo asistirán al médico y al hospital que su "plan de salud" permita.

Todos estos elementos, tuvieron que tomarlos en cuenta los "¡estúpidos!" que hemos trabajado buscando una solución para el sistema público de salud. Cuando se discuten estos temas se tiene que pensar prioritariamente en los más pobres y no simplemente extrapolar las políticas de libre mercado que tienen serias carencias éticas si se aplican a la salud pública. Hoy por hoy, los sistemas de esa Europa donde la prioridad es el bienestar de sus habitantes son los más exitosos siendo administrados por el Estado (definiendo exitoso con indicadores sanitarios y encuestas de satisfacción). Su éxito es tal que, en aquellos países, la medicina privada es muy poca, pues la calidad de la atención pública no los obliga a buscar otras opciones.

Si esta absurda idea, fue propuesta para generar "debate público"... pues también lo generó en su momento Mónica Lewinsky y no era para presumir. Además, aunque algunos fanáticos cibernéticos de la economía libertaria (cuyas opiniones circulan en listas generadas para buscar adulación), consideren que hablar de un sistema verdaderamente público "suene a socialista ingenuo... que quisiera que a todos los pobres el Estado los consintiera y mandara a Disney World", pues tal vez tengamos que pensar que su idea es que, eventualmente, los pobres se extingan porque "se ven muy feos en un país que crece 10% anual". Por eso, nunca faltarán quienes sigan intentando diseñar sistemas para que, mientras ellos ganan dividendos, Sandalio no se quede sin trabajo...

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código