ABUSOS DEL PODER

Sobre viejos y nuevos pecados capitales: Álvaro Lasso Lokee

Al caer el exdictador Manuel A. Noriega en manos de la justicia estadounidense y pagar sus delitos en la cárcel, parecía que Panamá volvería a tener una verdadera democracia. A pesar de luchar en las calles por un nuevo país, el tiempo nos dio una bofetada, porque hemos caído en los pecados capitales del viejo Cuartel Central, y cuidado que un poco más de la cuenta.

Noriega monopolizaba el tráfico de la droga, por eso, antes no había lucha por territorios ni pandillas que se los disputaran. Ahora, las calles de la ciudad capital y del interior del país son escenario de muchas víctimas, incluso de inocentes, por esas disputas. Las mafias trabajan en competencia de bandas.

En el terreno político, la corrupción también estaba controlada por un sector político, pero al cambiar el centro de mando del Cuartel Central por el Palacio de las Garzas, ahora los protagonistas son quienes toman el turno en la silla presidencial, junto al gabinete de ministros que los acompaña cada cinco años y los diputados aliados, con el consentimiento de la Corte Suprema de Justicia.

Los electores siempre hemos sido inconformes y generalmente elegimos en contra de... no a favor de alguien, pero no se nos puede culpar después de ver en cada quinquenio tanta corrupción e incapacidad de los gobiernos transitorios que solo buscan satisfacer sus intereses. Al parecer, esto seguirá así si no se hacen los cambios verdaderos.

Ese patrón en la conducta lo aprovechó un empresario del patio, con muchas ambiciones y sed de poder, así recaudó dinero en su cuenta individual y armó un equipo cómplice de sus pecados, para sus propósitos. Se habla de que hubo extorsión y chantajes contra los que no pudo comprar.

Desde afuera todo parecía legal, pero por dentro estaba putrefacto. En el gobierno que manejaba muchos vieron sus malas intenciones y lo criticaron, pero algunos fueron doblegados por la presión y las amenazas del nuevo dictador, sin rango ni estrellas. Él formó parte del grupo de los nuevos dictadores de Latinoamérica, diferenciándose porque su dominancia cerebral era derecha, y los otros son de tendencia a la izquierda.

Se introdujeron métodos y figuras novedosas, como la de los “gladiadores”, para atacar, a través de las redes sociales, a los opositores y a todo el que se atreviera a criticar su gobierno. Esta suerte de nuevos “batalloneros de la dignidad” figuraban en la planilla del Estado, solo que en vez de estar en las calles lo hacía desde un call center.

La publicidad engañosa abundaba en las televisoras para vender bien su gobierno, como “el mejor en 50 años”, mientras atracaba las arcas estatales más que todas las administraciones anteriores juntas. Se hicieron llamadas amenazantes y visitas de portadores de mensajes peligrosos. Aún es un misterio quién atacó, cuchillo en mano, a un testigo protegido, así como el paradero de otra persona, posible testigo de un grave delito financiero.

Cuando gozaba del poder, declaraba su aparente machismo y decía que no le temía a nadie, pero al acabar su periodo, lo primero que hizo fue correr en busca de sus credenciales de diputado en tiempo de vacaciones. En los meses de transición, trató de hacer nuevos nombramientos claves e incluso firmó contratos, como último intento de hacer de las suyas, pero afortunadamente no le salió bien.

Al pasar el calendario se descubrieron otras fechorías y cuidado que quizás haya más entuertos ocultos, para evitar que salgan las fichas claves. Hay otros que salen bien librados, pero no por ser testigos protegidos, sino porque se relacionan con aliados y amigos de gente en el poder.

El “gobierno de los locos”, sin duda ha sido uno de los que más récords ha roto en la historia patria. No solo por tener gente cínica y descarada, sino por su desmedida ambición de poder y sus chanchullos. Ellos querían reelegirse y seguir controlando todo el país, pero se les acabó el relajo. Esperemos que eso no se le olvide a nadie.

Ahora el expresidente anda fugitivo, igual que su secretario privado, porque teme afrontar la justicia y quedar detenido. Le quedan sus amistades que lo defienden, con o sin razón, pero se sabe que reciben buena paga por serle fiel. Hay otros que dicen estar arrepentidos, pero no han dicho nada de sus obras putrefactas. Eso no es verdadero arrepentimiento, solo una farsa para tratar de limpiar su imagen.

El loco mayor, dueño del partido más antidemocrático, paga una alta cifra en abogados para salir librado de sus trastadas. De ser así, nuestro sistema de justicia se debe cambiar de inmediato porque ese ha sido el periodo más corrupto de la historia de Panamá, que es lo más triste del caso.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código