EL MALCONTENTO

Las pequeñas victorias: Paco Gómez Nadal

Tengo una hermana más allá de la sangre que lleva años tratando de convencerme de que las pequeñas batallas tienen sentido. Uno se empeña en los grandes cambios, en ver cómo darle la vuelta a este sistema perverso que nos convierte en islas incapaces de encontrar archipiélago en el que mancomunarse.

Son tiempos de espectáculo y eso requiere de grandes victorias. Primaveras árabes o mexicanas, ocupas de Wall Street o indignados de Madrid. La televisión tiene eso: necesita que la masa sea grande para que la imagen merezca unos segundos en prime time. Pero mi hermana me insiste... esto se hace a punta de pequeñas victorias. Su teoría es algo así: lo más difícil –y lo más fácil– es articularse en las pequeñas comunidades de afinidad. Una amenaza al barrio, un problema de consumidores, una comunidad organizada contra un vertedero, la denuncia de un pequeño corrupto... Nos articulamos con vecinos, compañeros de trabajo, personas unidas por un sentimiento concreto, palpable y juntos podemos conseguir pequeñas victorias. De esas que no saldrán en los libros de historia. Pero cuando esas personas ven que articularse y defender sus derechos da resultado en la hiperconcreta cartografía de la micropolítica, entonces están listas para batallas mayores. Creen en la fuerza de la comunidad, se dan cuenta de que cuatro políticos corruptos o un empresario con el único poder del dinero no están por encima de la ciudadanía.

No sé si se construirá el (inflado) estacionamiento de Ancón para la vendida Tremenda Corte, pero de lo que sí estoy seguro es que la vigilia y la lucha de los vecinos de Ancón para proteger esa isla de naturaleza en medio de la ciudad de acero y vidrio tiene sentido. En Panamá se han ganado muchas de estas pequeñas batallas. Los poderosos y los políticos no están preparados para desenredar la madeja de resistencias de las comunidades unidas. Es cierto que en seguida tratan de convertir en victimarios a las víctimas, que tratan de mostrar como egoístas y elitistas a todos aquellos que quieren proteger el ambiente. Eso no les funciona por mucho que lo intenten.

El problema de las pequeñas victorias es el recorrido de lo hiperlocal a territorios más amplios. Le ha costado al movimiento de vecinos de las Áreas Revertidas o a los damnificados de Pacora o a los naso en San San y San San Druy. Todavía se tiene la ingenua idea de que cuando las autoridades o las empresas invitan a negociar lo hacen de forma sincera. Creo que ya está claro que no. La mesa de negociación es la máquina de la dilución en Panamá.

Esa es la razón para que yo, que hasta hace poco he defendido negociar para seguir viviendo –como hicieron los ngäbe–buglé–, ahora apueste por posiciones maximalistas. El actual gobierno de Panamá [corrupto–indolente–sordo–hiriente] no quiere negociar jamás, solo quiere ganar tiempo para ganar la partida. No es el carácter democrático el que prima en la gestión del gobierno: eso se aplica al estacionamiento de Ancón o la gestión de las costas...

Diera la sensación de que la población del país solo es útil como mano de obra barata. Si los pescadores de Pixvae, los indígenas de las comarcas, los vecinos de Ancón o del Casco Antiguo, los educadores o quien sea exige sus derechos y plantea otras formas de imaginar el futuro del país... entonces son una molestia en los planes ya decididos antes de anunciarlos.

La próxima pequeña victoria consistirá en enlazar a esas pequeñas comunidades de afinidad. El diálogo y la articulación para pensar un país no es sencillo, pero me temo que es imprescindible. Dejar esa tarea a los actuales administradores del Estado, en cualquiera de las tres ramas, es apostar al desastre... La autogestión de lo cotidiano y la articulación para organizar la rabia y proponer un futuro diferente.... esa es la única fórmula que puedo imaginar para que la dignidad prospere ante las tuneladoras y los ladrones de saco y corbata que se autodefinen como los funcionarios–empresarios. O eso... o un país al estilo de Chello Gálvez y eso... eso no hay quien lo pueda imaginar...

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código