MASCOTAS

Uno de perros: Berna Calvit

La relación del hombre con el animal es antigua, de siempre. Algunos animales, entre ellos el perro y el gato, han sido, y siguen siendo, los más cercanos al humano. Son populares los loros, peces y conejos, pero hay quienes prefieren como mascota (que se define como “animal de compañía”) culebras, arañas o lagartijas, lo que prueba que sobre gustos y colores no hay nada escrito. La frase “Cuanto más conozco al hombre más quiero a mi perro” fue dicha, según algunos, por lord Byron; otros la atribuyen a Hitler, ser despiadado que ordenó la muerte de millones de seres, pero que quiso mucho a su perro, ´Blondi´. A veces, ante tanta iniquidad humana la frase resulta acertada. Truman, el Presidente norteamericano para siempre asociado con Hiroshima y Nagasaki, dijo: “Para tener amigos en Washington hay que tener un perro”. Calígula, que no estaba bien de la cabeza, amó tanto a su caballo ´Incitatus´ que le construyó un establo de mármol con pesebreras de marfil y lo nombró cónsul de Bitinia. En el arte frecuentemente aparecen animales apreciados por su belleza estética, tales como el caballo, y grandes felinos como el león y el leopardo. Pero es indiscutible que el animal doméstico preferido es el perro; como despiertan simpatía y favorecen la imagen de sus amos, suelen aparecer en fotografías, especialmente de prominentes políticos, favor que le hacen a los animalitos.

Con buen trato y afecto, el perro puede convertirse en magnífica compañía; los científicos han determinado que tienen efectos beneficiosos sobre el humano; que alivian el estrés y los sentimientos de soledad; y que al acariciarlos se liberan las endorfinas, que producen en nosotros un efecto tranquilizador y de bienestar. Además, podemos hablarles (todos lo hacemos, no me digan que no) sin que nos lleven la contraria; no son exigentes y lo que piden, tal vez caricias o un paseo por el barrio, lo consiguen, no con pataletas sino con paciencia, con una mirada insistente, sin decir esta boca es mía; el protocolo de agradecimiento lo cumplen meneando con entusiasmo la cola; y sirven de celadores 24 horas diarias sin salario ni seguro social.

En la literatura son animales protagónicos, entre otros, la ballena ´Moby Dick´, en la novela del mismo nombre, de Herman Melville; y en Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez, es ´Platero´, el burro “...pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón...”. En la novela satírica Rebelión en la granja, de George Orwell, sobre la corrupción que engendra el poder, los nueve perros del señor Jones participan con los cerdos y otros animales en el triunfante levantamiento contra el abusivo patrón; una vez en el poder los cerdos corrompen el movimiento; los perros se convierten en compinches que ejecutan las órdenes de los chanchos y le gruñen al que cuestione las decisiones de estos; así los perros se aseguran casa y mejor comida que la de los demás animales. El mitológico ´Cerbero´, perro tricéfalo guardián del Hades, es un can de importancia que también aparece a las puertas del Averno en La divina comedia. El escritor cubano Leonardo Padura, en su magnífica novela El hombre que amaba los perros, narra el amor de León Trotsky por su perra ´Maya´, a la que tuvo que abandonar al salir de Rusia hacia el exilio; en una playa de La Habana, donde empieza la novela, el solitario personaje camina en la playa acompañado por los galgos ´Ix´ y ´Dax´; y en México, donde Trotsky es asesinado, su can es ´Azteca´ un “tainaquer” local.

“Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos”, dice Neruda en su Poema 20; es cierto, pero soy la misma en cuanto a los inolvidables perros de mi niñez y juventud: Pluto y el atarantado Tribilín (Goofy), amigos de Mickey Mouse; ´Lassie´, la collie; ´Rin Tin Tin´, el pastor alemán; Idéfix, el de Obélisk, amigo de Astérix el Galo; Héctor, el eterno defensor de Piolín contra el malvado gato Silvestre; el feroz Spike, enemigo del gato Tom, perseguidor incansable del travieso ratón Jerry. Otros perros simpáticos han surgido en tiras cómicas de años más recientes, entre ellos Scooby Doo, el gran danés; Snoopy, el filósofo y claustrofóbico de la tira Peanuts; Dino, el de los Picapiedras; Rufus, compañero de Daniel el travieso; Snert, el de Olafo, el amargado, un caso de fusión de identidades amo/perro. Traté de recordar si en las tiras de Mafalda, la niña eterna, aparece algún perro; acudí a Todo Mafalda, libro grande y gordo regalo de mi hija que conoce mi admiración por la contestaría niña, pero solo aparecen Burocracia, la tortuga mascota de Mafalda y las hormigas que detesta el papá de Mafalda.

Este escrito sobre perros surgió cuando agitando el periódico dije molesta: “¡Otra ´chellada´! Ya lo mandaron a hablar de reformas electorales. Y mira lo que dice, ¡que hay que hacer una gran ley de prensa!”. Podría jurar que en ese momento ´Bruno´, mi perro querido, me miró con ojos de compasión. Y cuando apoyó su cabeza en mi regazo, no sé... debo haberlo imaginado, pero me pareció oírle decir: “¿Viste? Parece que lord Byron tenía razón cuando dijo que entre más conocía al hombre, más amaba a su perro”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

INVESTIGACIONES El magnate fundador de Apotex y su esposa murieron estrangulados

Aparentemente no hay señales de que las muertes hayan sido premeditadas o de que los Sherman sufrieran de depresión.
AFP

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código